Home / Arquitectura / Hoy 3 de Noviembre celebramos el día de la Arquitectura Dominicana

Hoy 3 de Noviembre celebramos el día de la Arquitectura Dominicana

Hoy 3 de noviembre es día de la Arquitectura Dominicana. Dicha fecha es en honor al arquitecto Guillermo González, quien nació el 3 de noviembre de 1900 en la ciudad Colonial de Santo Domingo considerado padre de la arquitectura moderna en república dominica.

Guillermo González  trabajo en talleres de dibujo de la Oficina de Obras Publicas que organizaron los norteamericanos durante la primera intervención. Con un talento indiscutible para el dibujo, González sale del país y se matrícula en la escuela de arquitectura de la Universidad de Yale con una edad superior a la mayoría de los estudiantes.

Al termino de sus estudios de arquitectura gana, entre 370 competidores , el primer lugar del concurso del Instituto de Beaux Arts para una beca en la Escuela de Bellas artes de Fontaineblue, pero su nacionalidad dominicana, que mantuvo durante toda su vida, le impidió acceder al galardón que consistía entre otras cosas en un viaje de estudios a Europa. Afortunadamente el segundo mejor estudiante de la promoción, de familia acaudalada, tuvo el generoso y digno gesto de invitar a González a ese viaje.

Aquí vemos a Guillermo González frente al Jaragua y su Studerbaker. Esta foto está dedicada a Raymond Loewy, reconocido como el padre del diseño industrial moderno norteamericano y diseñador del Studerbaker, lo que demuestra el compromiso de Guillermo González con la modernidad.

Arquitectura Dominicana

“Aparentemente, y es una especulación, González tenía una gran admiración por Loewy e inclusive su apariencia personal ( peinado, bigote, ropa) parece tomada del propio Loewy.

La escuela de arquitectura de Yale forma arquitectos en esos años bajo la educación clasicista llamada “Beaux Arts”, Guillermo González fue hechura de esa educación pero fue capaz de apostar posteriormente por el Moderno y se especula que conoce el esa nueva forma de hacer arquitectura en aquel viaje a Europa, que en los años de 1930, fecha del viaje, estaba en total efervescencia en todos los aspectos, políticos, económicos y culturales y los primeros maestros de la modernidad tenían su ora ortodoxa realizada.

Curiosamente en el cuaderno de dibujo que lleva a Europa no aparece ninguna obra moderna.

Al final de su viaje a Europa concluye con una estancia de trabajo en Málaga donde conoce a su futura esposa, después viaja a los Estados Unidos de nuevo antes de regresar a su país.

Se ha escrito sobre su vinculación a Edward Durell Stone, el arquitecto norteamericano diseñador del MOMA Original en Nueva Cork y execrado posteriormente por el diseño del edificio Shell por haber hecho algunas concepciones historicista preconizando la aparición del posmoderno, sin embargo lo único que se tiene es una foto del González con Durell Stone que autentifica esa relación..

 

 

De vuelta a Santo Domingo González construye una pequeña vivienda de madera en la actual calle Crucero Arhens que se reputa como su primer diseño en la capital.

Posteriormente gana el concurso para el antiguo Parque Ranfis , primer gran espacio público con visos de modernidad, diseñado con una agilidad clásica y una relación excepcional con el horizonte, es el único espacio público del barrio de Ciudad Nueva, construido en la llamada Sabana del Estado que sirviera como tumba colectiva para las víctimas de ciclón de San Zenón de 1930.

 

Edificio Copello
                                      Edificio Copello

Al final de la década de 1930, en 1939 específicamente, diseña el primer edificio consistentemente moderno de la ciudad de Santo Domingo, resuelto casi en su totalidad de acuerdo a los cinco puntos de Le Corbusier ( Planta libre, fachada libre, ventanas alargadas, estructuras sobre pilotis y techo jardín (único de los puntos no presentes en el diseño de González) el Edificio Copello , aun en su inconcebible estado de abandono, es una de las piezas paradigmáticas de la arquitectura dominicana, aun de constituirse (por su forma) en un elemento común de la arquitectura moderna en toda la América Latina.

guillermo-gonzalez-hotel-jaragua
                                                                              Hotel Jaragua

Durante las próximas dos décadas la arquitectura de Guillermo González marcó el derrotero de la arquitectura dominicana y, nos atrevemos a decir, aun de la región del Caribe. Su Hotel Jaragua fue modelo para muchas instalaciones hoteleras del Caribe, como prueba solo basta citar que las autoridades puertorriqueñas enviaron a los ejecutivos de la cadena Hilton a ver el Hotel Jaragua para convencerlo de su acierto al escoger el diseño de la firma Toro y Ferrer como ganador del concurso para el Hotel Caribe Hilton en San Juan.

En otra ocasión he escrito sobre lo que he llamado la “versatilidad estilística “en Guillermo González, lo que queda demostrado cuando comparamos su obra residencial, en su mayoría tradicional, con su obra institucional, enteramente moderna o cuando comparamos la rotación del jaragua con la frontalidad del Palacio Municipal.

Al final de su existencia Guillermo González exploró de nuevo el historicismo en que había sido educado en Yale y su última obra, el antiguo Bank of américa, donde próximamente se instalara el Hard Rock Café, resuelta en un neo hispánico tradicional, se encuentra situada al lado de una de sus obras, el Conde 15, marcadamente Moderna.

Guillermo González sintetizo lo mejor de la modernidad dominicana a pesar de su doble código o sus contradicciones inconscientes, como las llama Moré y formó sin hacer escuela, el grupo de arquitectos que reivindicarían la arquitectura moderna en el país, entre los cuales sobre salen Edgardo (Gay) Vega y William (Billy) Reid.

Por esas razones, expuestas apretadamente en este trabajo el Grupo Nuevarquitectura solicitó y logró (decreto 503 de 1988) del Poder Ejecutivo, que el día de su nacimiento, 3 de noviembre, fuese instaurado como el Día de la Arquitectura Dominicana.

Guillermo González murió solo y prácticamente olvidado a los 70 años de un infarto que le sorprendió en su apartamento el 13 de noviembre de 1970, pero dejó un legado que, a pesar de haber sido casi sistemáticamente destruido y/o modificado, representa lo mejor de la Arquitectura Dominicana del siglo XX.

Deja un comentario