Panteón de roma

El Panteón de roma es uno de los monumentos más conocidos y estudiados en la historia, fue construido originalmente entre el 27 y el 25 a. C. por el cónsul Marcus Vipsanius Agripa. Se dedicó a 12 dioses del cielo y se centró en el culto del emperador Augusto, el Panteón de roma ha sido objeto de muchos trabajos de restauración. Después de soportar dos incendios en el año 80 y en el 110 dC.

Panteón de roma

Adriano tenía un carácter muy diferente del de Trajano. Sentía el interés personal más profundo por la arquitectura, pero también era poeta, pintor y un líder competente. En líneas generales, su reinado fue pacífico, aunque reprimió con una ferocidad salvaje la revuelta de los judíos orientales. La intervención de Adriano  en la arquitectura se dejó sentir hasta el último  confín del imperio, incluyendo la propia Roma,  donde construyó numerosos edificios, de los  que el más significativo es el Panteón de roma (25), que  sigue siendo un edificio impresionante, a pesar  de que ha sido reparado en numerosas ocasiones, sirvió de iglesia durante siglos, perdió  su revestimiento original de mármol y no cuenta ya con la plaza de delante, de dimensiones  impresionantes, y que antiguamente enmarcaba la entrada de la fachada.

Aunque mucha de la masa del Panteón de roma está sobredimensionada, tampoco puede culparse al arquitecto de quisiera construir un edificio que perdurase a través de los siglos. Su audaz espacio interior era, incluso para los romanos, una innovación. Aunque los espacios cupulados no eran infrecuentes entre los romanos, ninguno tenía las dimensiones de éste.

El Panteón

No cabe duda de que, conceptualmente, deriva del interés matemático de los griegos y los egipcios por la geometría del espacio, un interés que Adriano, quien había vivido en Alejandría, llevó a Roma. Fue el griego Arquímedes el primero en resolver el problema de medir el volumen de una esfera y de un cilindro, y su relación mutua.

Los romanos contribuyeron muy poco a la geometría analítica, y en este sentido, el edificio es relativamente poco romano. A la alineación vertical de la cúpula semiesférica hay que añadir la asombrosa dinámica de los rayos del sol al desplazarse parsimoniosamente por el espacio como si se tratara de un proyector de luz, iluminando lentamente los diversos elementos de la arquitectura interior: a ratos, el pavimento, con un motivo de mármoles de colores naranja, rojo y blanco, traídos a Roma desde diversos lugares de Europa; otras veces, los casetones de la cúpula.

La cella clásica había sido siempre un lugar oscuro y misterioso, orientado horizontalmente al sol naciente. Este edificio, de un modo casi inexplicable, rechaza ese antiguo modelo. Júpiter no está representado por una estatua, sino, o así lo parece, por la abstracción de la propia luz. Ésta era una notable anomalía en el pensamiento romano, en la medida en que, aunque con anterioridad se construyeron cúpulas más pequeñas con óculo, dichas estructuras estaban dedicadas a termas, como la que todavía se mantiene en pie en Baia, en la costa norte de la bahía de Nápoles.

Si bien esos edificios pudieron ser un buen campo de pruebas para trabajar problemas técnicos, de ningún modo pueden considerarse como modelos en sentido simbólico. La sala octogonal del palacio de Nerón está más cercana a ese aspecto simbólico, ya que estaba rematada por un óculo y las descripciones que de ella tenemos enfatizan su sentido simbólico. Con Adriano, 75 años después, los arquitectos romanos tuvieron un emperador que, como Nerón, sentía entusiasmo por la experimentación arquitectónica, e interés por el oriente helenístico, donde se estaban desarrollando formas religiosas más dinámicas, personales y experimentales.

Desgraciadamente, todavía no se ha encontrado ningún texto romano que explique la organización interna de las estatuas divinas, las prácticas rituales que se desarrollaban en el edificio o el simbolismo del óculo. Sin embargo, lo que puede decirse, sin temor a equivocarse, es que el edificio representa la unidad de los ámbitos divino e imperial. Aparte de los templos dedicados al Sol que se estaban construyendo en Siria (Adriano fue gobernador de Siria durante algún tiempo), había cultos misteriosos que enfatizaban la luz y la oscuridad, como los llamados misterios eleusinos practicados en Grecia, en los que Adriano estaba iniciado.

Originalmente, se llegaba al nivel interior ascendiendo una escalera de cinco peldaños que ocupaba todo lo ancho del pórtico de entrada. Los fustes monolíticos de las columnas de la fachada son de granito egipcio gris, y las cuatro columnas interiores son de granito egipcio rojizo con capiteles de mármol pentélico.  El porche conduce a un vestíbulo porticado, largo y estrecho, flanqueado por hornacinas y cubierto por una bóveda de cañón. Entre el pórtico y la escalera, a cada lado de la entrada, suben las escaleras hacia los espacios que perforan la estructura cilíndrica. El umbral está construido con un gran bloque de mármol de Portasanta. Los muros, vaciados con siete nichos alternativamente cuadrados y redondos, forman cuatro conexiones axiales a través del espacio.

Quizás te interese leer:  Neoplasticismo en arquitectura

En la boca de los nichos hay dos columnas, flanqueadas por pilastras de mármol anaranjado bajo un entablamento continuo. Únicamente el ábside está marcado por dos columnas exentas que interrumpen el entablamento que corre a lo largo de la parte posterior de los nichos. La cúpula está formada por anillos de casetones que disminuyen su tamaño y profundidad a medida que se aproximan al óculo, sin llegar a morir en su embocadura, sino algo alejados de ella, dejando un espacio liso a su alrededor.

Dado el cambio de material y la naturaleza de los casetones (28 por anillo), la cúpula parece flotar sobre la arquitectura de debajo (aunque ésta es una experiencia moderna, ya que no tenemos forma de conocer cómo estaba acabada en la época original).  Es probable que los bordes del óculo, y quizás también de los casetones, fueran dorados, con florones en el centro de estos últimos, creando una impresión general mucho más etérea y menos “estructural” que la que hoy percibimos.

A este respecto, hay que resaltar que sólo la parte superior de la cúpula coincide idénticamente con la propia estructura, pues la parte inferior de los casetones no guarda relación alguna con ella. En este sentido, los arquitectos querían trabajar con la ilusión de estructura, o al menos querían separar el vocabulario visual de una “estructura” de cúpula de la dura realidad de sostén estructural, de modo que los casetones no deben considerarse una estructura espacial tridimensional de hormigón en sentido moderno.

Aunque a menudo se alaba a los romanos por sus innovaciones estructurales, en realidad lo que hicieron es poner la estructura al servicio de la visión arquitectónica; hasta los casetones fueron diseñados con tal fin. Los escalonamientos son menos profundos en el borde inferior que en el superior del casetón, de manera que parezcan iguales al ser vistos desde el centro del espacio.  La parte inferior de la estructura es de hormigón revestido de ladrillo, con huecos para aligerar el peso. Las presiones hacia el terreno se descargan por medio robustas bóvedas curvas.

Para la cúpula sólo se usó hormigón. La mezcla, vertida sobre encofrados de madera provisionales, tenía que quedar sin juntas, lo que significa que tuvo que verterse de abajo arriba sin pausa, para garantizar la perfecta cohesión del conjunto. La organización de la producción de hormigón, su inmediato transporte a los lugares precisos en la obra por obreros que llevaban pequeñas masadas, debió ser una auténtica proeza.

El grosor de la cúpula en el tambor es de 6,15 metros y se reduce a sólo 1,5 metros al llegar al óculo, que tiene un diámetro de 8,3 metros y está abierto a la intemperie.  Pese al intenso poder evocador del edificio, el experimento de Adriano no se repetiría, o al menos de manera fehaciente. Aunque los arquitectos romanos continuaron trabajando con espacios cupulados, como las termas de Caracalla, la combinación de cúpula y óculo siguió siendo una rareza en la arquitectura romana.

El Panteón es una obra maestra de arquitectura e ingeniería. Entre los monumentos históricos mejor conservados de Roma, ha tenido una gran influencia en toda la arquitectura occidental .

El templo está formado por una cella circular cubierta por una cúpula hemisférica, precedida por un pronaos de origen griego con 16 columnas corintias que sostienen el tímpano. Hoy en día, el tímpano está vacío, pero en la época romana hubo un alto relieve de bronce que representa la batalla entre gigantes y amazonas.  También el techo de pronaos estaba hecho de bronce, pero el papa Urbano VIII en 1932 lo arrancó para construir otra gran obra: el dosel del altar hecho por Bernini, dentro de la Basílica de San Pedro.

Quizás te interese leer:  Tipos de Granito, Características y Composición

Las 16 columnas corintias masivas que sostienen el pórtico pesan 60 toneladas cada una. Tienen 39 pies (11.8 m) de altura, cinco pies (1.5 m) de diámetro y se trajeron desde Egipto. Estas columnas fueron arrastradas más de 100 km desde la cantera hasta el río Nilo en trineos de madera. Fueron flotados en barcaza por el río Nilo cuando el nivel del agua era alto durante las inundaciones de la primavera, y luego se transfirieron a barcos para cruzar el mar Mediterráneo hasta el puerto romano de Ostia. Allí, fueron trasladados de nuevo a barcazas y arrastraron el río Tíber hasta Roma. Las columnas sostienen un frontón triangular con una inscripción que atribuye el Panteón de roma a Marcus Agrippa.


El Panteón de roma y la religión

Adriano parece haber querido que su reconstruido Panteón fuera una especie de templo ecuménico donde la gente podía adorar a cualquiera y a todos los dioses que deseaban, no solo a los dioses romanos locales. Esto habría estado de acuerdo con el carácter de Adriano: un emperador muy viajado, Adriano admiraba la cultura griega y respetaba otras religiones. Durante su reinado, un número creciente de súbditos romanos o no adoraban a los dioses romanos o los adoraban con otros nombres, por lo que este movimiento también tenía un buen sentido político.

Espacio interior del Panteón de roma

El interior tiene la forma de un cilindro cubierto por la mitad de una esfera; la altura del cilindro es igual al radio de la esfera, y es de 43.3 metros (142 pies). No hay ventanas en el interior, pero el gran oculus! El Panteón de roma contiene ahora las tumbas del famoso artista Rafael y de varios reyes y poetas italianos. El suelo de mármol, que presenta un diseño que consiste en una serie de patrones geométricos, sigue siendo el antiguo original romano. La historia de Panteón cambió para siempre durante el reinado del Papa Urbano VIII, quien derritió cada pedazo de bronce ubicado en el techo, indignando a muchos ciudadanos romanos.

Adriano en el Panteón de roma

Adriano escribió sobre el Panteón de roma que había reconstruido: «Mis intenciones habían sido que este santuario de Todos los dioses reproduciera la semejanza del globo terrestre y la esfera estelar … La cúpula … reveló el cielo a través de un gran agujero en el Centro, mostrando alternativamente el azul y el oscuro. Este templo, tanto abierto como misteriosamente cerrado, fue concebido como un cuadrante solar. Las horas se redondearían en el techo de ese cajón tan cuidadosamente pulido por los artesanos griegos; El disco de la luz del día descansaría allí como un escudo de oro; «la lluvia formaría su claro estanque en el pavimento debajo, las oraciones se elevarían como humo hacia ese vacío donde colocamos a los dioses».

Ilustración del interior del Panteón en Roma, como una iglesia cristiana

Óculo del Panteón de roma

El punto central del Panteón de roma está muy por encima de las cabezas de los visitantes: el gran ojo, en la habitación. Parece pequeño, pero tiene 27 pies de ancho y es la fuente de toda la luz en el edificio, y sirve como un símbolo del sol, el cual representa la fuente de toda la luz en la Tierra. La lluvia que llega se acumula en un desagüe en el centro del piso; La piedra y la humedad mantienen el interior fresco durante el verano.

oculo del panteón de roma

Cada año, el 21 de junio, los rayos del sol en el equinoccio de verano brillan desde el óculo a través de la puerta principal, saturando el patio exterior con luz. Los romanos celebraron el 21 de abril como la fecha de fundación de la ciudad, y la impresionante vista de su Emperador parado en la entrada del Panteón rodeado de luz proveniente del interior del panteón podría haber sido vista como algo que, en efecto, elevó su emperador a El nivel de los dioses y lo invitó a unirse a ellos.

Construcción del Panteón de roma

La parte más fascinante del Panteón de roma es su cúpula gigante, con su famoso agujero en la parte superior (El ojo del Panteón de roma u ojo). ¡La cúpula fue la más grande del mundo durante 1300 años y hasta hoy sigue siendo la cúpula sin soporte más grande del mundo! El diámetro de la cúpula es 43.30 metros o 142 pies (para comparación, la cúpula del Capitolio de los Estados Unidos tiene 96 pies de diámetro) y está en proporción perfecta con el Panteón por el hecho de que la distancia desde el piso hasta la parte superior de la cúpula es exactamente igual a su diámetro.

Quizás te interese leer:  Taj Mahal: historia, significado y curiosidades

El gran logro arquitectónico se debió al peso masivo de la gran cúpula. Los ingenieros romanos aligeraron la cúpula tanto como fue posible; no solo su espesor disminuye progresivamente, sino que los materiales utilizados en la parte superior de la cúpula eran más ligeros con espacios internos dentro de las paredes de la cúpula.

La disminución del grosor tiene el efecto de que, si bien el interior del techo es esférico, su exterior está ligeramente «aplanado». Es más grande que la cúpula de la basílica de San Pedro, pero como parece aplanada desde el exterior, es difícil tener una idea completa de su dimensión. El agujero (óculo), de 7,8 metros de diámetro, es la única fuente de luz y es la conexión entre el templo y los dioses de arriba. La lluvia cae ocasionalmente a través de ella, pero el piso está inclinado y drena el agua si logra golpear el piso.

Cambios en el Panteón de roma

Algunos lamentan la incoherencia arquitectónica en el Panteón. Vemos, por ejemplo, una columnata de estilo griego en el frente con un espacio interior de estilo romano. Lo que vemos, sin embargo, no es cómo se construyó originalmente el Panteón. Uno de los cambios más significativos fue la adición de dos campanarios de Bernini. Llamados «orejas de asno» por los romanos, fueron retirados en 1883. En otro acto de vandalismo, el Papa Urbano VIII hizo que el techo de bronce del pórtico se fundiera para el pórtico de San Pedro.

 El Panteón de roma como iglesia cristiana

Una de las razones por las que el Panteón de roma ha sobrevivido en una forma tan notable mientras otras estructuras han desaparecido es el hecho de que el Papa Bonifacio IVI lo consagró como una iglesia dedicada a María y los Santos Mártires en 609. Este es el nombre oficial que sigue teniendo hoy. y aquí todavía se celebran misas. El Panteón también se ha utilizado como tumba: entre los enterrados se encuentran el pintor Rafael, los dos primeros reyes y la primera reina de Italia. Los monárquicos mantienen una vigilia en estas últimas tumbas.

Influencia del Panteón de roma sobre la arquitectura occidental

Como una de las estructuras mejor sobrevivientes de la antigua Roma, la influencia del Panteón de roma en la arquitectura moderna casi no puede ser subestimada. Arquitectos de toda Europa y América, desde el Renacimiento hasta el siglo XIX, lo estudiaron e incorporaron lo que aprendieron en su propio trabajo. Echoes of the Pantheon se puede encontrar en numerosas estructuras públicas: bibliotecas, universidades, Rotunda de Thomas Jefferson y más.

También es posible que el Panteón de roma haya tenido un impacto en la religión occidental: el Panteón parece ser el primer templo construido teniendo en cuenta el acceso del público en general. Los templos del mundo antiguo generalmente estaban limitados solo a sacerdotes específicos; el público puede haber participado en rituales religiosos de alguna manera, pero principalmente como observadores y fuera del templo. El Panteón de roma, sin embargo, existía para todas las personas, una característica que ahora es estándar para las casas de culto en todas las religiones de Occidente.

Influencia del panteón en Roma sobre la arquitectura occidental

Resumen sobre el Panteón 

Panteón es un término derivado del mundo griego antiguo. Significa: «honra a todos los dioses». El panteón fue construido por primera vez por Marco Vipsanius Agrippa como un templo para todos los dioses, durante el reinado de Augusto (27 aC – 14 dC).

El Panteón es un antiguo templo romano, ahora una iglesia, en Roma, Italia, en el sitio de un templo anterior encargado por Marcus Agripa durante el reinado de Augusto (27 aC – 14 dC).

El uso original del Panteón es algo desconocido, excepto que se clasificó como un templo. Sin embargo, ningún culto es conocido por todos los dioses, por lo que el Panteón puede haber sido diseñado como un lugar donde el emperador podría hacer apariciones públicas en un entorno que recordara a los espectadores su estatus divino, igual a los otros dioses del panteón romano y Sus emperadores predecesores deificados. Se desconoce cómo se adoraba a la gente en el edificio, porque la estructura del templo es muy diferente de otros templos romanos tradicionales, como en el Foro Romano.

El Panteón existe hoy en una forma tan asombrosa porque el emperador bizantino Focas se lo dio al Papa Bonifacio IV en AD 608 y fue utilizado como iglesia desde entonces. El Panteón ha estado en uso desde el momento en que se construyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.