Percepción espacial y arquitectura

La Percepción espacial es lo que el individuo percibe de manera única y subjetiva. La percepción espacial es una habilidad vital para los arquitectos. Los métodos de pedagogía arquitectónica se centran naturalmente en su desarrollo, pero dependen en gran medida de nociones abstractas y ejercicios.

En esta publicación se busca analizar el terreno común entre el campo de la percepción visual y el diseño arquitectónico. El producto arquitectónico siempre se dirige a un usuario, que reaccionará de cierta manera hacia el objeto arquitectónico, hacia el espacio construido, hacia ella/su entorno en general.

Esta relación es bidireccional y sus efectos son visibles en ambos sentidos: modificamos el entorno a través del proceso de diseño (arquitectura, planificación urbana, diseño en general) y el entorno (construido) modifica nuestro comportamiento. En este contexto, es crucial que entendamos los mecanismos de funcionamiento de los procesos de percepción que se detallarán a lo largo de la primera parte del documento.

La percepción es efectivamente un proceso muy complejo, que implica la recolección de información a través de nuestros sentidos; su tratamiento lo que implica analizar la información recibida y compararla con los conocimientos recogidos anteriormente, basándose en experiencias pasadas; y la formulación de respuestas particulares también sobre la base de experiencias anteriores.

La percepción es en esencia un proceso altamente creativo: aunque nos relacionemos con la misma realidad, la percibiremos de una manera diferente de acuerdo a lo que ese ambiente significa para cada uno de nosotros. La segunda parte del trabajo estudiará varias teorías paralelas sobre la percepción desarrolladas por arquitectos, planificadores urbanos y psicólogos.

Percepción espacial y arquitectura

La arquitectura, como creadora del espacio, es la que da forma física a este concepto. Es por eso que antes de crearlo, debemos, en primer lugar, entender cómo vemos el espacio, cómo lo percibimos. Así, las últimas décadas pueden considerarse como un período efervescente durante el cual arquitectos y psicólogos por igual han estado intentando vincular la arquitectura con la psicología del individuo, visto como el usuario de estos espacios.

La percepción espacial es el primer paso que damos al interactuar con el espacio. Es la interfaz, nuestro primer contacto con el entorno circundante. Por eso, en un estudio que intenta establecer una relación entre el individuo y su entorno, resulta esencial identificar qué percepción es realmente y cómo este proceso puede influir en nuestra interconexión con el espacio como usuarios y como diseñadores, también.

Cuando se habla de percepción espacial, probablemente el mejor término que se podría utilizar es el concepto. Y esto porque al tratar de definir lo que significa la percepción, resulta claro que hay muchos lados en su significado, que a veces se superponen y otros tiempos son meramente tangentes. Por eso la percepción tiende a ser algo más que una simple noción, convirtiéndose así en un concepto.

Definir la percepción espacial es cada vez más difícil, precisamente porque es objeto de muchos estudios interdisciplinarios y transdisciplinarios. Su definición tiende a ser más amplia o más restrictiva dependiendo del campo de estudios que la define: por ejemplo, en la psicología experimental, la percepción denota la manera en que los estímulos actúan sobre los receptores.

Percepción espacial, arquitectura y psicología

Para los psicólogos sociales, significa la capacidad de identificar objetos dentro del entorno social, pero también incluye la imagen que el individuo forma sobre varios eventos, personas, objetos vinculados a experiencias anteriores. Por otro lado, el campo de la geografía define la percepción en un sentido mucho más amplio, incluyendo toda la gama de percepciones, recuerdos, actitudes, preferencias, abarcando así toda la información que planteamos relacionada con un entorno, de hecho, los aspectos que pueden recogerse bajo el término de conocimiento ambiental.

Los psicólogos involucrados principalmente en el campo de la psicología espacial están perfeccionando aún más el concepto, haciendo hincapié en las diferencias entre el conocimiento y la percepción. La relación entre cognición y percepción es a veces de inclusión y otras veces se ven como dos procesos separados y alternantes. La cognición comprende todas las formas de conocimiento: el pensamiento, la imaginación, la razón, la memoria y, por supuesto, la percepción no se puede pasar por alto, por lo tanto, en este caso, es una forma de conocimiento figurativo.

Desde este punto de vista, el conocimiento del entorno circundante puede adquirirse de más de una manera y la percepción es sólo una de ellas. Desde una perspectiva diferente, la percepción está siendo influenciada por las estructuras cognitivas del individuo. Estos pueden influir en la capacidad selectiva de la percepción y por lo tanto la imagen a ser construida se está refinando y seleccionando a través del filtro de la atención. Resumiendo, la percepción puede definirse tan fácilmente como un subsistema de cognición, pero también como un proceso de cognición.

La relación entre percepción y cognición.

Mirando de manera diferente, en un nivel más bajo, tenemos sensaciones. La percepción espacial presupone un grado superior de complejidad en la reunión y procesamiento de información. La imagen resultante, al final del proceso perceptivo, incluye información relacionada con un número sustancial de características relativas a los elementos percibidos: colores, texturas, sonidos, olores, información relacionada con el momento del día, estaciones, condiciones climáticas, etc. La sensación, por otro lado, ofrece información unidimensional, elemental, que representa un único aspecto, características simples. Por lo tanto, podríamos decir que múltiples sensaciones se funden para formar percepciones.

Para vincular el concepto de percepción espacial a la teoría arquitectónica, tenemos que extraer ciertos aspectos del concepto, que son adecuados a nuestro propósito. Este punto de vista tiende a diferir, por ejemplo, del enfoque artístico, que tiende a analizar más bien la forma en que se registra la composición de la escena percibida.

En su interpretación artística, la percepción espacial tiende a ocuparse únicamente del color, la proporción, la luz y la sombra; ignorando completamente, por ejemplo, los aspectos cuantitativos de los datos percibidos. Este es un punto de vista, que claramente descuida el proceso fisiológico descrito anteriormente.

Aunque es exacto, este punto de vista sigue siendo incompleto. Así, para un estudio teórico de la arquitectura, las conclusiones que pueden extraerse de este análisis, en relación con el concepto de percepción, deben filtrarse a través de la siguiente secuencia: creador del espacio usuario del espacio. Significa que el espacio creado por los arquitectos se convertirá en realidad, y entonces será percibido por un usuario. Durante la primera etapa del proceso perceptual, él/ella registrará sólo sus aspectos físicos. Entonces, durante una segunda etapa, el individuo será capaz de distinguir el espacio tridimensional, mientras que la identificación y el reconocimiento de su significado, su función y utilidad.

Basado en experiencias pasadas, a saber, la información previamente recogida y almacenada. Hay que destacar el hecho de que cada individuo percibirá el espacio de manera diferente, de acuerdo a su propio conjunto de conocimientos y experiencias que diferirán de la que posee el diseñador del espacio.

Una característica que debe pensarse a lo largo de todo el proceso de diseño. Así, las percepciones están íntimamente vinculadas al sistema cultural al que pertenece el perceptor, como veremos más adelante siempre relacionadas con conceptos más complejos como el hacinamiento, la necesidad de privacidad, la capacidad de encontrar el camino, la necesidad de marcar el propio territorio, personalizar el espacio o decidir cómo actuar según las indicaciones proporcionadas por el entorno.

Cómo se forma la percepción espacial

Si queremos comprender plenamente la forma en que funciona este proceso -desde donde comienza, cómo se desarrolla y cuál es el producto final tenemos que analizar cómo se están formando estas percepciones. Discutiremos primero el proceso de percepción en sí y luego nos centraremos en relacionar el desarrollo de este proceso con las transformaciones implicadas en la acción de maduración desde la niñez hasta la edad adulta.

Así, el punto es la unidad básica con la que opera la percepción visual. Todas las imágenes que registramos y que la retina transmite más adelante, se hacen de una miríada de puntos hechos visibles por la luz. Este es un proceso que tiene lugar inconscientemente, por lo tanto, el producto final, lo que vemos’, es la imagen de lo que percibimos como realidad, y no una secuencia interminable de puntos (Este aspecto debe ser enfatizado porque más adelante comprenderemos que la realidad y la imagen que percibimos, son dos entidades bastante diferentes). La construcción perceptual, tal como se ha definido anteriormente, presupone algo más que la suma de sus partes.

Esta declaración es en realidad el lema de la psicología Gestalt. Su teoría se basa en la suposición de que ciertas estructuras o características de la imagen percibida pueden ser más importantes y diferentes de la suma de sus partes: ‘Empezamos con una luz intermitente. Entonces introducimos una segunda luz que parpadea en el ritmo opuesto, tal que cada vez que una luz se ilumina la otra se apaga.

Estructurando la percepción del espacio

Para poder reconocer, identificar y atribuir importancia a los objetos, personas o eventos que nos rodean, necesitamos tener una forma de estructurar la información que recibimos de los estímulos ambientales. Identificar las características y condiciones del entorno, nos ayuda a navegar a través de él y a proporcionar respuestas adecuadas en diferentes circunstancias.

El punto de vista gestáltico afirma que las características, las relaciones que atribuimos al espacio, no son características del espacio en sí, sino que pertenecen a los objetos que lo proporcionan.

Hipotéticamente, si tuviéramos que vaciar el espacio de todos sus objetos, ya no seríamos capaces de identificar, ni siquiera las relaciones más básicas de arriba abajo, derecha izquierda, cerca-lejos porque no tendríamos ningún objeto de referencia contra para construir tales juicios.

Rudolf Arnheim

El psicólogo y filósofo Rudolf Arnheim argumenta que el espacio existe solo cuando es generado por la relación entre dos objetos. La arquitectura, la planificación urbana, el diseño en general no solo construyen espacio, sino que lo crean: cortan, encierran, bordean al comprimir o descomprimir el espacio. Para describir estas tensiones, que aparecen en el campo visual, desde un punto de vista compositivo, los Gestaltistas introdujeron la noción de fuerzas perceptivas, un término tomado de la física.

El espacio comprimido o dilatado puede traducirse a través de fuerzas perceptivas de rechazo o atracción: ‘El caos, el orden, la variedad o la monotonía son el resultado de la combinación infinita de estas fuerzas.

Kevin Andrew Lynch

El ingeniero, urbanista y escritor estadounidense Kevin Lynch subraya la importancia de estructurar e identificar espacios como procesos necesarios para navegar por todo el entorno. En su ausencia, surge la desorientación, que a su vez causa ansiedad y, al final, miedo. Su teoría se basa en una relación bidireccional entre el individuo y su entorno: el entorno proporciona pistas que sugieren ciertas relaciones, estructuras, diferencias; mientras el individuo selecciona con la ayuda de la atención, las organizaciones con la ayuda de la percepción y atribuye significado a lo que ve.

Esta relación bidireccional es interactiva y se adapta constantemente en función de los datos y la información que recibe del entorno ambiental. Preocupada especialmente por la imagen urbana, Lynch identifica cinco tipos de elementos que la estructuran.

El camino es la ruta a lo largo de la cual usualmente, ocasionalmente o potencialmente se mueven, mientras que los otros elementos con los que se relaciona se exhiben a lo largo de él, físicamente puede presentarse como una calle, un callejón, un canal o una vía de ferrocarril.

El borde: es otro elemento lineal, pero que no puede clasificarse ni utilizarse como una ruta; los bordes son bordes que definen diferentes áreas, se perciben como fracturas: costas, paredes o cortes hechos por vías de ferrocarril; su presencia no es tan obvia como la de los caminos, pero se percibe que tienen un papel importante en la organización del espacio, porque encierran áreas homogéneas.

El distrito es una unidad bidimensional mediana o grande de la ciudad y define un área con cierto carácter, que determina su identidad.

El nodo es un punto estratégico, físicamente identificable a través de cruces, estaciones de transporte nodal, puntos, que pueden cambiar la estructura o el carácter de un área; pueden convertirse en núcleos de ciertos distritos; En tales casos, ellos son los que irradian el carácter del lugar.

El hito es una referencia externa que posee la calidad de ser fácilmente identificable; se distingue del fondo y expresa una dirección; Dependiendo de la escala del espacio, los puntos de referencia pueden ser locales, por ejemplo, escaparates, postes, árboles, a la escala de la ciudad (torres, cúpulas, colinas) o, en general, el sol.

El enfoque de Lynch está orientado principalmente a entornos de escala urbana y supera el nivel perceptivo, sumergiéndose en la orientación, es decir, extraer las características principales del entorno y estructurarlas en una forma abstracta de representación, que se convierte en una especie de mapa incorporado. eso ayuda al individuo a orientarse en el espacio.

Aún así, vale la pena considerar su teoría porque, después de todo, antes de que podamos reestructurar el entorno en forma abstracta de representación mental, primero tenemos que comprender y recopilar las características principales del entorno, analizarlas y compararlas con las anteriores. recopile datos y decida qué es importante y vale la pena recordar y qué no lo es, o ponga brevemente para construir la sintaxis de la imagen.

Cuando discutimos la estructura de la percepción del espacio, en realidad estamos discutiendo una imagen, o una parte del entorno que nos rodea, una fracción de nuestra realidad. Hay una diferencia fundamental entre la imagen que vemos y la representación mental que construimos después. La representación mental, a diferencia de la imagen percibida, es un producto de nuestra mente, en ausencia de una acción de estímulo directo sobre nuestros sentidos.

Estas representaciones no son imágenes aleatorias e independientes reunidas en nuestra memoria. La información se descompone realmente en sus componentes elementales: la atmósfera de un lugar, el tamaño de un espacio, los colores, las caras, los objetos, etc .; que luego se colocan en diferentes partes de nuestra memoria. Cada vez que una determinada tarea requiere la presencia del evento recordado, la información se recupera y recompone como una representación espacial.

Estos recuerdos son altamente subjetivos. En primer lugar, incluso durante todo el proceso de percepción, la imagen no se percibe objetivamente. Según nuestro interés por una determinada característica, se pueden registrar áreas particulares más o menos detalladas. Luego, el proceso de recuperación puede reproducir una representación errónea, basada, por ejemplo, en datos recopilados de dos eventos separados, si la memoria de origen es deficiente.

Como conclusión, las representaciones mentales carecen de sintaxis; No poseen una estructura objetiva. Por lo tanto, no pueden retener el valor de la verdad. Una imagen física se comporta como un objeto: se puede analizar, volver a analizar; Sus características se pueden deconstruir en componentes, y tenemos la posibilidad de utilizar un criterio de clasificación diferente cada vez.

En el caso de las representaciones mentales, la deconstrucción solo puede ocurrir una vez, cuando se procesa la información y cuando recibe un cierto lugar en la memoria, después de lo cual cualquier reconstrucción depende de esta primera operación de procesamiento. Las representaciones mentales, en comparación con las imágenes físicas, son productos que poseen un mayor grado de abstracción, porque se basan en la información recibida a través de los sentidos, que difieren de lo que podría llamarse una imagen puramente visual.

Cada uno de estos pasos, percibir una imagen, construir una representación mental, almacenar la información y reutilizarla, nos ayuda a establecer un proceso, una forma de interactuar con el entorno que nos rodea. La suma de estos procesos es lo que nos define como individuos, como grupos y, en última instancia, como culturas.

La forma en que actuamos o reaccionamos ante el medio ambiente, ante cualquier situación dada, depende de nuestra capacidad de «leer» las señales proporcionadas por el medio ambiente, pero principalmente de la forma en que desciframos el mensaje recibido, de la forma en que entendemos (o no) la importancia de lo que vemos.

Etapas en el desarrollo de la percepción espacial 

Para comprender completamente la forma en que funciona la percepción, también tenemos que entender cómo se desarrolla y evoluciona. Las transformaciones a través de las cuales cada organismo pasa del nacimiento al estado de la edad adulta se han asociado con cuatro conceptos:

  • Crecimiento: es un término más general que no se refiere a ningún tipo específico de transformación y que puede asociarse con cualquier tipo de evolución
  • Maduración: un término más específico, que implica principalmente un crecimiento psicológico
  • Aprendizaje: se refiere al cambio cuantitativo en la forma en que se recibe y almacena la información, el individuo cambia como resultado de la acumulación de nuevas percepciones y corrige la forma en que él / ella entiende y reacciona al entorno circundante
  • Desarrollo: implica cambios cualitativos en la estructuración del comportamiento.
  • Cómo leer señales del entorno

Paños, muebles, edificios, jardines, calles, ciudades: todos tienen un significado particular sobre quiénes somos, qué nos gusta, a qué grupo social pertenecemos, hacia lo que aspiramos. Sin embargo, hoy, en el contexto actual en el que chocan diferentes culturas, debemos poder operar entre diferentes sistemas de codificación. Operar en contextos pluralistas puede ser muy difícil y confuso.

Los entornos físicos, al igual que las culturas, tradicionalmente han tenido el papel de ayudar a las personas a comportarse de manera apropiada a las normas de su propio grupo. Una mejor comprensión de este proceso debería permitirnos hacer un mayor uso de esta función que posee el medio ambiente.

En la mayoría de los casos, ni siquiera somos conscientes de este proceso de leer las señales proporcionadas por el entorno, de comprenderlas y decodificarlas. Esto es cierto particularmente en entornos tradicionales. Un ambiente que pertenece a una cultura singular, muy claramente definida, puede usar medios mucho más sutiles para comunicarse con sus habitantes.

Las reglas de conducta, lo que es y lo que no es apropiado, ya son conocidas, por lo que la forma física no necesita inducir un comportamiento, sino simplemente apoyarlo. Por otro lado, en el contexto contemporáneo y multicultural, las señales deben tener una alta tasa de redundancia para ser percibidas. Incluso tienen que integrarse en el medio ambiente de diferentes maneras, de acuerdo con todos los sistemas culturales que utilizan el mismo espacio físico.

Esta es la razón por la cual la información que requerimos para establecer el tipo de código que utiliza una sociedad específica, una determinada cultura, no puede obtenerse en base a entrevistas, sino a través de observaciones directas sobre cómo se comportan los usuarios y cómo que reaccionan e interactúan con el medio ambiente. Para ejemplificar este principio, vamos a analizar dos tipos de texturas urbanas.

Conclusiones

En general, los diseñadores tienden a «leer» el entorno en términos de percepción: ven la estructura de la imagen, su composición, sus elementos; mientras que el público lego, los usuarios, ven el entorno en términos asociativos, lo que esa información particular significa para ellos. La pregunta que surge es, ¿para quién diseñamos? Para crear un espacio adecuado, un entorno, nuestro diseño no solo debe resolver problemas funcionales, sino que debe crear un entorno con un cierto significado, un significado que debe significar algo para el destinatario.

El espacio recién creado debe incluir pistas sobre cómo se debe usar ese espacio en particular, señales que deben corresponder al sistema de codificación específico conocido por sus usuarios; más específicamente, debe ser determinado por el sistema cultural de su usuario. Como conclusión, podemos afirmar que el entorno tiene un sistema de interacción con sus habitantes, al que llamamos un sistema de codificación-decodificación, y a través del cual el significado se incrusta en el entorno y luego, los usuarios lo leen saber cómo actuar o responder en esa situación específica.

Por lo tanto, la forma física del ambiente está íntimamente ligada a la cultura (o subcultura o incluso microcultura) a la que sirve. El espacio debe hablar el mismo idioma que el que lo usa y debe ser nuestro deber entender y aprender ese idioma. Cuanto más claros sean los mensajes, las señales transmitidas, más probable es que el espacio que diseñamos se vaya a utilizar dentro de los parámetros normales.

Por lo tanto, podríamos evitar situaciones de desorientación, confusión y ansiedad. Es importante que nos demos cuenta de que los espacios que diseñamos se utilizarán a diario, durante largos períodos de tiempo, y que estos espacios desempeñarán un papel mnemónico, que de hecho es el nuevo paradigma espacial recordando a los usuarios la forma en que deben comportarse y usar esos espacios: quién va a hacer qué, cuándo y con quién.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.