Antoni Gaudí (1852-1926)

Contribuyente principal del arte moderno, el arquitecto catalán Antoni Gaudí sintetizó una serie de influencias en un magnífico estilo de arquitectura que es tan personal que desafía la categorización. Incorporando las formas orgánicas del Art Nouveau.

Su diseño arquitectónico forma parte del movimiento modernista catalán, desarrollado en el contexto de su formación y pasión por el renacimiento gótico por la arquitectura medieval mediterránea, Reinterpretando a los primeros modernistas como el diseñador francés no convencional Eugene Viollet-le-Dec (1814-79), que tenía una creencia apasionada tanto en el estilo como en la función de la arquitectura gótica.

Retrato de Antoni Gaudí (1878)

Antoni Gaudí estudió la estructura como una forma de transmitir formas imaginativas. Al final, sus extraordinarios diseños de edificios fueron producto de su intensa fe católica, su dedicación a la cultura española y su obsesión con la lógica estructural de la naturaleza. Genio de la arquitectura del siglo XIX, fue, junto con Victor Horta (1861-1947), Héctor Guimard (1867-1942) y Charles Rennie Mackintosh (1868-1928), uno de los grandes arquitectos del Art Nouveau, además de estar entre los artistas modernos más influyentes en España.

Obras más famosas de Antoni Gaudí

Sus obras más famosas incluyen: el Palacio Episcopal de León (1889-93); Casa Calvet (1898-1900); La Sagrada Familia (iniciada en 1882); Parque Güell (1900-14) y la Casa Milá (1906-10). Pero el arquitecto Antoni Gaudí también ha atraído una gran controversia. Era un hombre cuya vida, obras e incluso la muerte estuvieron marcadas por extremos, y ha sido igualmente alabado y demonizado por los críticos de arte Y escritores del siglo XX.

Es justo decir que su legado arquitectónico continúa generando controversia, mientras que su atractivo icónico dentro de su Cataluña natal no ha disminuido notablemente durante los casi 90 años desde su extraña muerte en Barcelona en 1926. Por el contrario, a fines de 1998 el Cardenal de Barcelona nominó a Antoni Gaudí para la santidad.

Entrenamiento y años formativos

Nacido catalán en Reus, España, Antoni Gaudí fue entrenado por su padre como artesano en trabajos de cobre ornamentales y utilitarios y herrería de metales. Su orientación natural hacia un enfoque directo y práctico tanto para el diseño como para los procesos de fabricación se adaptaba perfectamente a su futura profesión arquitectónica. Durante sus años de formación como estudiante de arquitectura en Barcelona desde 1869 hasta 1878, fue testigo del fortalecimiento del movimiento nacionalista paraguas de la ciudad, que incluía tanto regionalistas como separatistas, y aquí desarrolló las apasionadas simpatías catalanas que caracterizaron su vida y carrera. Estudio en la escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona donde se matriculó en 1878.

Renaixensa: movimiento cultural catalán

Dos de los primeros proyectos de Antoni Gaudí dieron un trasfondo a la ideología del movimiento de resurgimiento cultural catalán conocido como Renaixensa. Se unió a Villar en el trabajo en una capilla neorrománica en Montserrat en 1877, trabajó brevemente dentro de un estilo arquitectónico promovido entre modismos «nacionales» por los protagonistas de Renaixensa.

Inicios de Gaudí en la Arquitectura

Sus primeros trabajos como arquitecto independiente en la década de 1880 muestran su capacidad para comunicar significado político y social a través del vocabulario visual de la arquitectura y el arte decorativo. Edificios como la Casa Vicens (1883-88), la villa rural «El Capricho» (1883-85) y los notablemente elegantes Pabellones Guell (1884-87), con su estuco alveolar, son bien conocidos por su expresión de «moro»., pero más exactamente el estilo mudéjar en el que Antoni Gaudí se convirtió en un maestro reconocido.

El estilo mudéjar, un arte y arquitectura de derivación islámica que surgió en la Península Ibérica en el siglo XI, se revivió a fines del siglo XIX en un contexto específicamente catalán. Apareció en la obra de Gaudí y en otros lugares como parte de un enfoque sintético y decorativo a la vanguardia del renacimiento medievalista catalán, que también incluía el idioma neogótico.

Los exteriores de los edificios de Antoni Gaudí mencionados anteriormente son indicativos de su interpretación personal del estilo mudéjar. Las torretas coronadas como minaretes recuerdan el arte islámico indígena; en su propósito en gran parte decorativo más que funcional, convirtiéndose en leitmotiv en la obra de Gaudí. Un estilo mudéjar también se nota en la preferencia de Gaudí por la ornamentación y el patrón de la superficie densa, creado por detalles horizontales y escalonados de ladrillo decorativo y revestimiento cerámico finamente policromado.

Marcas estilísticas de Antoni Gaudí

El uso expresivo de azulejos de cerámica de colores se convirtió en una de las marcas estilísticas de Gaudí, lo que sugiere un gusto personal en los medios de comunicación artesanales. Un fuerte énfasis constante en los materiales en su trabajo revela su comprensión intrínseca de la artesanía y los métodos basados ​​en la artesanía como el centro del buen diseño. En esto, fue un hombre de su tiempo en Barcelona, ​​donde un importante resurgimiento de la artesanía fue impulsado por el deseo de reafirmar las tradiciones locales.

Conde Eusebi Güell i Bacigalupi (1846-1918)

Los ideales catalanistas de Gaudí quizás simpatizaban más con los de su patrón más importante, el industrial catalán y paternalista, el conde Eusebi Güell i Bacigalupi. Conoció a Guell por primera vez en 1878 y luego diseñó algunas de sus estructuras más persuasivas para este cliente. Durante 20 años, Güell le encargó a Gaudí una serie de proyectos sustanciales, su autoridad y su puro impulso creativo atestiguan el vínculo íntimo y enriquecedor entre arquitecto y mecenas. Estos proyectos incluyeron los Pabellones Guell fuera de Barcelona (1884-87), el Palacio Güell (1886-89), la Cripta y la Capilla de la Colonia Güell (1898-1917), almacenes modestos y una capilla en las Bodegas Güell.

Con Güell, Gaudí se arraigó cada vez más en la política cultural catalana. En la casa de su patrón se reunió con otros artistas, poetas y novelistas vanguardistas y románticos del movimiento Renaixenga, discutiendo entre otros temas los escritos reformistas sociales del crítico de arte John Ruskin (1819-1900) y el viollet francés neogótico. le-Duc, quienes abogaron por un enfoque regionalista de la arquitectura. Claramente, Guell se veía a sí mismo como un nuevo mecenas del emergente arte catalán de vanguardia, y empleó a Gaudí como parte de una base de poder estético que derivaba de las afinidades políticas y paternalistas compartidas entre los dos.

El Palacio Güell (1886-91)

El Palacio Güell es una residencia urbana palaciega con incrustaciones de mármol, también destinada a ser un foco de lujo para las actividades culturales de Renaixença. Su columna masiva entre los portales de entrada de la planta baja exhibe el emblema catalán. Construido como un escaparate para la próxima Exposición Mundial de Barcelona de 1888, el palacio muestra el gusto, la erudición estética y la persuasión política del patrón. También ejemplifica la incorporación sintética de Antoni Gaudí de elementos de fuentes mudéjares, góticas y renacentistas fusionados en una declaración completamente individual.

La fachada simple está marcada por dos arcos que contienen un entramado de hierro forjado intrincadamente tejido fabricado para incluir alusiones al patrón de Antoni Gaudí. La ornamentación de hierro forjado era profundamente indicativa de la estética de Gaudí y le permitió alcanzar un grado ilimitado de autoexpresión a través de la habilidad artesanal. Esto se confirma desde el principio en los encantadores bancos de hierro, cenadores y pequeños balcones de «El Capricho», y luego a lo largo de su obra.

Sin embargo, la grandiosa «Puerta del Dragón» en forma de prisión que une los dos pequeños Pabellones Güell es una de las mayores realizaciones de fantasía exótica de Antoni Gaudí en hierro forjado. De porte ceremonial, la puerta da acceso a una finca recreativa. La tensión dinámica del diseño es igualmente bidimensional y tridimensional, dependiendo tanto del nerviosismo de la línea como de la textura. Muestra un enorme dragón aterrador con mandíbulas extendidas y alas extendidas que emergen de un cuerpo retorcido.

El parque Güell (1900-14)

El Parque Güell, un paisaje de extravagancia enclavado en las colinas de Barcelona, ​​tenía la misma intención de expresar la confianza de Güell en la ideología reformista de la Renaixença. Fue concebido por Gaudí como un «suburbio del jardín» con capacidad para sesenta hogares individuales de clase media en una comunidad amurallada, completa con infraestructura como viaductos, avenidas, área de juegos, mercado cubierto y plaza. Solo se construyeron dos casas, mientras que la iglesia planeada para surgir simbólicamente de la cima de la colina nunca se construyó. En efecto, el parque Güell celebró un «principio de placer» de clase media, respaldado por la moral y los valores familiares, pero que, sin embargo, se manifiesta en la fusión sin precedentes de textura, color, espacio natural y artificial y forma estructural de Gaudí.

El parque Güell es a la vez travieso y surrealista; Un jardín de cuento de hadas que combina el espíritu de Disneylandia con el de un Parque Jurásico antidiluvio. El sitio está circunscrito por paredes cerradas serpentinas que establecen el tenor festivo del área recreativa en su interior, a la vez que impide que «el otro» salga del perímetro. Grutas con paredes inclinadas excavadas desde la ladera, y las columnas y paredes construidas con escombros tallados introducen el concepto de que la naturaleza misma genera una forma arquitectónica.

El banco de parapeto de azulejos policromático que se enrolla sin esfuerzo alrededor del techo plano del mercado es uno de los ejemplos más famosos del uso de Gaudí de fragmentos de cerámica, porcelana y vidrio en collages abstractos que también adornan fuentes. Con esta comisión, Antoni Gaudí estableció firmemente su reputación como un genio excéntrico.

Diseños de edificios más controvertidos

Paul Guell fue el comienzo de un período crítico del trabajo maduro de Gaudí en el que la arquitectura convencional se descompone y comienza a subvertir concienzudamente las normas aceptadas de forma estructural y espacio.

Las Casas Batlló y Mila representan la afirmación más clara del estilo orgánico maduro de Gaudí y representan el pináculo de su logro en el diseño de edificios seculares. Los edificios surgieron uno cerca del otro en el corazón de Barcelona, ​​cada uno con múltiples apartamentos en lugar de individuales. Constituyen declaraciones arquitectónicas muy seguras de sí mismas destinadas a ser vistas y provocadas.

La notable y sin precedentes ausencia de líneas rectas y ángulos rectos dentro o fuera de las Casas Batlló y Mila ha provocado que se describan de manera coherente por referencia a la botánica, la geología y la zoología, con el fin de explicar lo que Gaudí llamó su completamente «anticlásico» personaje «y» antihistoricista «.

La evocación intencional de Gaudí no solo de la naturaleza, sino más específicamente de las ciencias naturales emergentes es quizás uno de los aspectos menos explorados de su identidad arquitectónica. A finales del siglo XIX, la religión y la ciencia todavía estaban llenas de animosidad. Pero en el norte de Europa, varios de los primeros practicantes de Art Nouveau (llamado Jugendstil en Alemania y Austria) combinaron una búsqueda entusiasta de las ciencias naturales con carreras paralelas en diseño.

Primeros practicantes de Art Nouveau

Entre estos, por ejemplo, las obras del progresista arquitecto escocés Arthur Heygate Mackmurdo (1851-1942) y el diseñador escocés Christopher Dresser (1834-1904), un respetado Doctor en Botánica, habrían sido accesibles a Gaudí a través de British Arts y Fuentes de manualidades como The Studio Magazine. Pero es un poco menos importante que sus trabajos incorporen hinchamientos lineales osteomórficos y superficies orgánicas onduladas +del emergente estilo Art Nouveau, que estudiaron en profundidad las ciencias naturales en sí mismas. En el caso de Mackmurdo, esto también incluía las nuevas ciencias sociales tal como se exponen en la teoría evolutiva de, por ejemplo, Herbert Spencer (1820-1903).

El propio lenguaje visual, no arquitectónico, de Gaudí en las Casas Batlló y Mila se extrajo de fuentes paleontológicas y geológicas. En la Casa Batlló, esto es evidente en la columna de vértebra similar a un fósil, que parece permanecer implantada dentro del estrato de la escalera en forma de roca. En la Casa Milá, la articulación de ventanas y espacios interiores en forma de cueva revela un tono similarmente científico, que en parte luego desmiente las constantes afirmaciones de que las obras maduras de Gaudí, pero por la excelencia de su ingeniería, no son más que las reflexiones de un loco.

Las tendencias escultóricas en ambos edificios son igualmente pronunciadas, lo que confirma la transición completa de Gaudí a una concepción de la arquitectura como una forma de arte plástico en lugar de una estructura inamovible.

La Sagrada Familia (iniciada en 1882)

Burlonamente referido como un «montón de piedras», la construcción en el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia comenzó en 1882 y fue confiada a Gaudí, de 31 años, en noviembre de 1883. Antes de esto, Gaudí no había completado ninguna comisión de arquitectura independiente importante, aunque su primera comisión residencial en Barcelona, ​​la Casa Vicens (1878-1888), estaba en marcha. Durante 1882 trabajó junto al arquitecto medievalista catalán Joan Martorell i Montells, con quien aprendió una formulación ecléctica de modismos revivalistas en el popular estilo neogótico. El mayor Martorell debe haber quedado impresionado, ya que fue con su respaldo al año siguiente que Gaudí obtuvo el codiciado puesto de Director de Obras en la inmensa Basílica de la Sagrada Familia.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.