Arquitectura japonesa

La arquitectura japonesa puede ser una fuente de inspiración para cualquier arquitecto. Los elementos utilizados son variados y están definidos por la convergencia entre la tradición antigua, la tecnología y la modernidad. La modernidad se presenta de forma minimalista, alabando el entorno, y la tradición compone el entorno con la permanencia de los hábitos y costumbres más antiguos.

Arquitectura japonesa

Los proyectos japoneses son reconocidos en todo el mundo por su innovación, calidad y originalidad, privilegiando características de la naturaleza, nuevas formas y estructuras que impresionan a cualquiera. Aportan elementos y técnicas que pueden ser utilizadas en proyectos en todo el mundo.

Historia 

La prehistoria del Japón esta dentro de la bruma y, quizás, pertenezca al siglo XXX a.C. como en los pueblos anteriores. La religión y la sociedad fueron decisivos en su inspiración estética.

Aceptaron la región de Confucio y de Buda, pero su gran sentido nacional los llevo al Shintoísmo, que es una mezcla del culto a los antepasados con el del emperador. De la religión tomaron aquello que procurase el valor y los ritos de las religiones extranjeras fueron modificaciones según la conveniencia nacional.

Arquitectura japonesa

El Japón entro en la orbita cultural por medio de China, pero hasta la Siberia nórdica tiene influencia, junto con Corea en su civilización.

En cuanto a lo social se asemeja muchísimo a China, aunque la clase militar tuvo siempre tuvo siempre un papel predominante.

El budismo había llegado al Japón desde la china, que a su vez lo había tomado de la india. Junto con la religión, el Japón importo de China el estilo de la arquitectura religiosa. El templo Shotocu, en efecto, representa el primer monumento de la arquitectura budista japonesa; pero, aunque muy bello, no es sino una imitación de la arquitectura religiosa china.

El príncipe Shotocu trajo de Corea arquitectos, decoradores, artesanos y artistas e hizo construir nuevos templos de los cuales el mas notable fue erigido en Horiuji, cerca de Nara, hacia el año 616.

Quizás te interese leer:  John Ruskin (1819-1900)

Características artísticas generales 

La arquitectura japonesa tiene gran semejanza con la de China, pero es superior por la sensibilidad mas profunda de este pueblo.

La madera tuvo gran importancia y sus edificios carecen de muros, ya que las casas no tienen mas cimientos que las traviezas; los tabiques son bastidores de papel sostenidos por cuadros de madera. Estas habitaciones tienen un solo piso y su decoración esta reservada a la techumbre.

Antes de llegar a los templos, existen arcos de triunfo que se llaman Torii, que suelen estar construidos en granito y pertenecen a la arquitectura de arquitrabe y dintel.

Los templos fueron levantados en sitios estratégicos, pues el arquitecto japonés es, ante todo, un paisajista.

La cultura prefirió el bronce, la piedra, el marfil y toda ella tendrá un carácter simbólico religioso, prefiriendo la redondez de las formas a la autonomía.

La pintura fue importada de China y, generalmente, se inspira en el budismo. La técnica usada fue la aguada y tiene caracteres decorativos.

La técnica del oleo fue aprendida por el Nipón cuando el italiano fontanesi fue contratado en 1872 por el gobierno como maestro de pintura.

En el periodo Asuka se distinguió en la arquitectura de templos y edificios. Cerca de la ciudad de Nara esta el monasterio Horyuji. Pertenece a esta misma época la escultura de bronce y madera, el Buda Sakyamuni.

Vea cuáles son las 8 características principales del estilo y cómo pueden ser incorporadas en diferentes espacios:

Innovación y tradición en la arquitectura japonesa

Los apartamentos y las casas actuales exigen que el arquitecto sepa aprovechar cada parte disponible, a diferencia de las construcciones más antiguas. A partir del siglo IX, Japón siguió de cerca el estilo chino, asimilando las principales características, uso de materiales como la madera, estructuras ancladas en columnas, énfasis horizontal y simetría, y reproduciéndolas en templos, residencias y palacios, de forma simplista e integrada a la naturaleza.

Apenas a principios del siglo XX la arquitectura japonesa comenzó a destacarse en el escenario mundial, sin olvidar la historia y la tradición, principalmente en el contexto postguerra con la industrialización del país y crecimiento económico. Hoy, la innovación de los edificios residenciales y comerciales, así como de casas y otras construcciones, es notable y se ha convertido en referencia para otros países.

Quizás te interese leer:  Encimeras de cocina: consejos, materiales y fotos

8 características de la arquitectura japonesa

Buena carpintería

En las construcciones residenciales, la madera se utiliza ampliamente, tanto para revestir armarios, suelos y áreas exteriores, como para la estructura de muebles, revestimientos y creación de ambientes. La madera es un material de construcción ideal en las construcciones japonesas, ya que garantiza una estructura más resistente (terremotos, por ejemplo) y además ayuda en la climatización del ambiente, debido a que Japón es un país con invierno riguroso y verano húmedo y sofocado.

La madera puede ser utilizada en prácticamente todos los ambientes de la casa. Además de la inmensa variedad, existen también algunos revestimientos que imitan a la madera original, siendo sostenibles y prácticos.

Uso de colores naturales en la arquitectura japonesa

La sencillez y la fluidez son características sobresalientes del interior de las residencias japonesas. El uso de colores claros, como blanco, beige, marrón y gris, dejan el ambiente agradable y refinado. Los tonos se valoran con un buen juego de iluminación y elementos de decoración diferenciados, además de plantas y la propia carpintería.

El uso de madera combinado con los tonos claros deja el ambiente acogedor y, al mismo tiempo, sofisticado.

Aprovechamiento de los recursos naturales

Los espacios japoneses están pensados para integrarse a la naturaleza de manera armónica y sostenible. La preocupación no es sólo el uso de las plantas en el interior, sino también sino también mejorar el entorno.

Por eso, las ventanas y balcones están diseñados para que el habitante pueda admirar la naturaleza cercana y aprovechar recursos como la iluminación y ventilación. Todo esto se hace con grandes ventanas y paredes de vidrio.

Uso de paredes móviles

En comparación con otros tipos de viviendas, en japón las paredes se valoran poco (o nada). La residencia está toda integrada. Cocinas, salones, oficinas, todo en un mismo espacio. Así, además de disfrutar de cada habitación, la residencia se vuelve más fluida y funcional.

Las habitaciones pueden estar divididas por tabiques móviles, llamados «fusuma«, que funcionan como paredes deslizantes y están hechos de diversos materiales, papel de arroz o paneles de madera, por ejemplo. El resultado es una casa adaptable a las necesidades diarias.

Quizás te interese leer:  La Basílica de San Pedro

Rechazo a la ornamentación

La característica más llamativa de la arquitectura japonesa es la falta de elementos decorativos. La cultura japonesa valora la simplicidad y el refinamiento.

Los espacios se decoran con elementos específicos, de forma limpia, sin cargar el ambiente, valorando los otros aspectos ya mencionados, como la madera, la iluminación natural y la arquitectura moderna. La tendencia hacia más espacios vacíos permite una mayor integración entre residentes, visitantes y la naturaleza circundante.

Privacidad de sus usuarios

En general, el exterior de las casas japonesas no es muy llamativo y está poco decorado, por lo que los residentes tienen más privacidad en el interior. Las ventanas y las áreas abiertas están orientadas hacia el fondo (que puede contener jardines y áreas privadas). Las habitaciones y los baños también se consideran áreas íntimas y están separadas del resto de la casa.

A pesar de ser una característica notable, hoy en día ya hay obras japonesas que presentan características opuestas, con ventanas y estructuras que dejan el espacio interior poco privado.

Aprovechar los accesos

Las puertas plegables son grandes estrategias, porque ahorran espacio y dejan los ambientes más reservados. De hecho, este estilo de puerta se inspiró en las pantallas tradicionales japonesas, que también pueden ser utilizadas con gran creatividad para aportar organización y belleza.

Las pantallas fueron importadas por los japoneses desde China y actualmente están relacionadas con la tradición japonesa. Pueden estar hechos de varios materiales y son opciones ligeras, funcionales y discretas para componer el medio ambiente.

Respeto a la cultura  

Las tradiciones japonesas son muy diferentes a las de otras regiones, pero la importancia que los japoneses dan a su propia cultura es un aspecto que también sirve de inspiración.

Ensamblar los elementos modernos e innovadores con respecto a lo antiguo y tradicional es una de las características más bellas de la arquitectura japonesa.

Por eso, el jardín y la casa son componentes importantes de la tradición japonesa y, por lo tanto, se valoran en la arquitectura actual. Las casas más antiguas tienen espacios reservados para la ceremonia japonesa del té, un momento de contemplación y mantenimiento de las artes clásicas. Las casas de té generalmente se encuentran en los jardines, separadas del bloque principal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.