¿Qué es la arquitectura Sostenible?

La arquitectura sustentable, también conocida como arquitectura verde y ecoarquitectura, es una manera de concebir proyecto arquitectónico de forma sostenible, buscando optimizar recursos naturales y sistemas de edificación que, de tal manera, minimicen el impacto ambiental de los edificios sobre el medio ambiente y sus habitantes.

Los principios de la arquitectura sostenible incluyen el examen de las condiciones climáticas, la hidrografía y los ecosistemas del entorno en el que los edificios son construidos para el máximo rendimiento con el menor impacto. La eficiencia y la moderación en el uso de materiales de construcción, dando prioridad a un bajo consumo de energía en comparación con los de alta energía.

Arquitectura Sostenible

Características

Este movimiento surgió a finales de la década de 1980 y comienzos de la década de 1990 y se centra en la creación de una armonía entre el trabajo final, el proceso de construcción y el medio ambiente. Quiere evitar, en cada uno de los pasos, daños innecesarios al medio ambiente, optimizando los procesos de construcción, reduciendo los residuos y la reducción del consumo energético del edificio.

El concepto operativo es que las estructuras así diseñadas «sostienen» a sus usuarios al proporcionar ambientes saludables, mejorar la calidad de vida y evitar la producción de desechos, para preservar la supervivencia a largo plazo de la especie humana.

La arquitectura sostenible es una parte importante del tema del desarrollo sostenible, una preocupación principal en la planificación y el diseño actuales. El desarrollo sostenible se esfuerza por satisfacer las necesidades y condiciones de la vida sin comprometer las necesidades y los recursos de la vida en el futuro.

La arquitectura sostenible es un componente importante en este modelo de pensamiento, que trabaja para alcanzar el mismo objetivo general de construcción y desarrollo más inteligente. Muchos arquitectos y planificadores están empleando este modo de pensar, y la cantidad de nuevos proyectos arquitectónicos sostenibles crece día a día.

Sostenibilidad y viabilidad

La arquitectura sostenible se puede definir fácilmente mirando la palabra sostenible y lo que significa. La sostenibilidad (especialmente el desarrollo sostenible) significa satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus necesidades. Entonces, esto significa ser inteligente con los recursos actualmente disponibles y no agotar recursos para generaciones de personas que están más allá de nosotros.

Los recursos, tanto renovables como no renovables, deben considerarse en relación con los modelos de desarrollo sostenible. La arquitectura sostenible a menudo utilizará términos como edificios verdes para clasificar un proyecto como sostenible, especialmente en el aspecto ambiental.

Arquitectura sostenible

En términos de la viabilidad de un proyecto arquitectónico que intenta ser sostenible, se deben considerar tres principios. Estos tres principios son fundamentales para la estructura del desarrollo sostenible, que incluye la arquitectura. El primer y más importante principio es la sostenibilidad ambiental, y si el proyecto es factible en términos de satisfacer las necesidades del entorno que lo rodea. Sin la satisfacción de este principio, el proyecto o desarrollo no puede ser sostenible.

El siguiente principio es si el proyecto puede lograr sostenibilidad económica o no. Esto significa que el proyecto debe ser capaz de mantenerse y ser económicamente viable. El principio final a satisfacer es la sostenibilidad social, también conocida como sostenibilidad cultural. Este principio puede ser un comodín, ya que depende en gran medida de la opinión pública, que cambia constantemente y, a menudo, es muy política.

En cualquier caso, los proyectos deben considerar y planificar para satisfacer las necesidades de la cultura que lo rodea y las personas que lo utilizarán. La satisfacción total o parcial de estos tres principios es lo que impulsa la sostenibilidad.

Definición de arquitectura sustentable

El término se está extendiendo a través de toda la industria de la construcción, pero está luchando por establecerse. Muchas universidades de arquitectura han comenzado a incluir materiales y trabajos relacionados con este concepto.

La arquitectura sustentable y los problemas ambientales son ahora parte de la agenda de las empresas y también de las comunidades locales e internacionales.

La palabra «sustentabilidad» y la expresión «arquitectura sustentable» se están difundiendo en el mundo del diseño y la arquitectura por dos razones principales: funcional y formal. Cualquier objeto que se considere sustentable debe mostrar conciencia ecológica, por lo tanto, su funcionalidad debe estar vinculada a su relación con el medio ambiente y acorde a su apariencia.

The Green School en Bali, un ejemplo de un edificio construido con materiales sostenibles

¿A qué aspira la arquitectura sustentable?

La arquitectura sustentable diseña y construye edificios para limitar su impacto ambiental, con los objetivos de lograr eficiencia energética, impactos positivos en la salud, comodidad y mejora de la habitabilidad de la gente. Todo esto se puede lograr a través de la implementación de las tecnologías adecuadas dentro del edificio.

La arquitectura sustentable significa poder satisfacer los requerimientos de los consumidores, teniendo en cuenta el tiempo y los recursos naturales necesarios desde las primeras etapas del proyecto, introduciendo el contexto de la manera más natural posible, planificando con anticipación y haciendo que el espacio y los materiales empleados sean completamente reutilizables.

Importancia de la arquitectura sustentable

Es de vital importancia para reducir el impacto de las construcciones en el entorno. Diseñar una arquitectura sustentable significa tener en cuenta algunos elementos fundamentales: la orientación, el sombreado y la luz solar mediante elementos preexistentes, la ventilación natural, así como el uso de la biomasa, la vida ambiental asistida o los sistemas de domótica y energías renovables, todos creados e incorporados con materiales que han sido analizados específicamente para interactuar con el entorno y sus características.

Arquitectura Sostenible

Conceptos sobre arquitectura sustentable

La sostenibilidad en la arquitectura no solo significa reducir el uso de energía y el desperdicio. No se puede segmentar en varias subcategorias porque representa una combinación fundamental e intrínseca de factores relacionados con nuestra existencia en este planeta.

Las opciones que hacen que un proyecto arquitectónico o urbano sea amigable con el medio ambiente no son las únicas estrategias individuales que se deben emplear; Los edificios sostenibles deben definir la forma en que viven las personas que los habitan, por ejemplo, reduciendo el desperdicio y el uso de la energía no solo en sus propios barrios sino en toda la ciudad.

La sustentabilidad del proyecto debe ser un requisito, no una característica, y ha sido así desde la construcción de las pirámides egipcias antiguas. Los hitos modernos de la arquitectura sustentable exitosa que incorporan plenamente sus principios y conceptos se pueden encontrar a menudo en los países en desarrollo, donde la fuerza laboral local y la comunidad son el núcleo de los proyectos.

Filosofía de la arquitectura sostenible

La filosofía de la arquitectura sostenible se materializa en diversas prácticas que tienen como objetivo reducir el impacto negativo de un edificio en su entorno y cuidar la calidad de vida de los usuarios y las comunidades vecinas. La implementación de una arquitectura sostenible se manifiesta por un conjunto de opciones de técnicas, métodos de gestión, la selección de materiales utilizados y la organización interna de funciones y espacios, para controlar, en particular, el consumo de energía y entorno de vida de los usuarios.

Los costos de productos e instalaciones ecológicos para una arquitectura sostenible a menudo son más altos que las técnicas convencionales, pero los ahorros a largo plazo a menudo hacen que estas inversiones sean rentables. Además, el enfoque sostenible es fuertemente alentado por las autoridades a través de subsidios y exenciones de impuestos que aceleran el período de amortización de estas inversiones para estimular la construcción de edificios de baja energía (BBC) y mejorar el entorno de vida en común.

El control de la energía: la cuestión clave de la arquitectura sostenible

Controlar el consumo de energía de un edificio es esencial en la implementación de una arquitectura sostenible. Un conjunto de prácticas puede minimizar las pérdidas de energía, reducir las necesidades y posiblemente producir energía.

Aislamiento térmico

Elemento más eficaz y menos costosa para reducir la pérdida de energía, un buen aislamiento térmico es una clave para la construcción sostenible. El aislamiento efectivo reduce la disipación de calor en invierno y viceversa, la entrada de calor en verano; Los requisitos de energía para calefacción y refrigeración se reducen en consecuencia.

La reducción de las pérdidas de energía dependerá no solo del uso de buenos materiales de aislamiento y del uso en la estructura y revestimiento de materiales con alta inercia térmica como la madera, sino también de un conjunto de parámetros de situación y orientación del edificio, circulación de agua y aire, actividad de usuarios y máquinas … Sin embargo, es necesario garantizar una ventilación adecuada cuando el aislamiento es efectivo.

La orientación del edificio.

El diseño juicioso de un edificio de acuerdo con las condiciones del suelo (luz solar, presencia de áreas boscosas, superficies expuestas a los vientos …) permite maximizar las contribuciones de las energías naturales y minimizar las pérdidas de energías.

La instalación de ventanas de doble o triple acristalamiento, que permiten la entrada de luz, pero limitan la pérdida de calor, es un punto crucial para la gestión sostenible de la energía al optimizar la orientación y el aislamiento. Las persianas o protectores solares venecianos también pueden limitar las ganancias de calor en verano (cuando el sol está alto) sin obstaculizarlas en invierno (cuando el sol está bajo).

La forma del edificio

El área total expuesta al exterior es un factor de pérdida de energía, un edificio con una superficie exterior extendida tenderá a perder más calor. Por lo tanto, será necesario favorecer una forma más compacta que aumente la relación entre el volumen de los espacios interiores y la superficie expuesta al mal tiempo y, por lo tanto, limite las pérdidas de calor.

Agua, aire y gestión de residuos.

Se puede ahorrar un trabajo o muchos desperdicios de energía. La energía perdida durante la eliminación de desechos y aguas residuales puede recuperarse y reinyectarse en el edificio mediante sistemas que calientan el agua o limpian el aire, como las bombas de calor (ver abajo).

Los métodos de clasificación y compostaje o metanización, por ejemplo, también permiten reciclar desechos orgánicos en fertilizantes o gas natural. Los inodoros secos, los sistemas de recuperación de agua de lluvia para el riego son equipos simples que limitarán el consumo de agua potable.

Recuperación de calor

Las bombas de calor son dispositivos termodinámicos que permiten el intercambio de calor entre dos entornos de diferentes temperaturas, generalmente entre el interior y el exterior de un edificio. Una bomba de calor puede ser «geotérmica» y capturar el calor del suelo para difundirlo en el edificio, por ejemplo, para pisos con calefacción o calentadores domésticos.

Las bombas geotérmicas son generalmente más eficientes, pero otros sistemas también pueden intercambiar calorías entre otros medios, aire-aire, aire-agua o agua-agua con varios usos: calentamiento de aire, calentamiento del aire. agua de una piscina, enfriamiento …

Producción de energía

El uso de paneles solares fotovoltaicos, o incluso células fotovoltaicas integradas directamente en las superficies expuestas al sol, es una buena forma de producir electricidad solar. De calentadores solares de agua puede ser instalado para producir agua caliente a bajo costo.

La inclinación de los techos donde se instalarán estos equipos es esencial para maximizar la captura de los rayos solares. Además, algunos edificios también ofrecen la posibilidad de equiparse con turbinas eólicas domésticas, pero su rendimiento suele ser bajo.

Estas tecnologías que generan electricidad en el circuito interno del edificio reducen la necesidad de entrada externa. Dependiendo de las funciones y el uso de los edificios, algunas de estas tecnologías a veces pueden lograr un equilibrio energético o incluso un equilibrio energético positivo; Esto se llama un edificio de energía positiva.

La vegetación

Plantar árboles de hoja caduca también es una solución ecológica para ayudar a regular la luz del sol y mejorar la calidad del aire a través de la fotosíntesis natural. En verano, las hojas se utilizarán como protectores solares, en invierno la ausencia de hojas no limitará la contribución de la luz. Los árboles de hoja perenne se pueden usar como aislantes externos contra el frío en invierno en el lado norte.

Arquitectura Sostenible

Obviamente, dependiendo del clima, ciertos elementos de la estrategia energética serán primordiales: para un clima más frío, el enfoque se centrará particularmente en la calefacción y la preservación del calor; para un clima más cálido, con métodos y materiales para enfriar el edificio y disipar el calor.

Diagrama de un edificio pasivo: la arquitectura sostenible es ante todo el control de la energía.

Regulación Térmica 2012 – RT 2012

Concretamente, desde la entrada en vigor del Reglamento Térmico 2012 – RT 2012, debe tenerse en cuenta al construir cualquier edificio nuevo, con el objetivo de cumplir con tres requisitos: la necesidad bioclimática, el consumo de energía primaria y confort de verano.

Para edificios de más de 1000 m², también se debe realizar un estudio de factibilidad térmica para evaluar la posibilidad de construir un edificio bioclimático tanto como sea posible, lo que incluye una reflexión sobre sus sistemas de energía, especialmente las energías renovables.

Esta reflexión (o estudio de viabilidad para edificios de más de 1000 m²) se indica en dos certificados térmicos obligatorios. El primer certificado presentado durante la solicitud de permiso de construcción: informa el compromiso de la reflexión térmica o el estudio de viabilidad. El segundo certificado presentado al finalizar el trabajo: asegura el logro de los objetivos térmicos definidos durante la solicitud de un Permiso de Construcción.

El uso de materiales limpios.

La elección de los materiales es un elemento preponderante para el respeto del medio ambiente y la naturaleza. Por lo tanto, se debe dar especial importancia a los materiales naturales que usan poca energía gris (la energía necesaria para producir materiales) y que pueden tener un impacto positivo o, al menos, no dañar el medio ambiente durante su producción.

Los materiales duraderos como la madera, la piedra, la terracota o ciertos productos vegetales se pueden usar para enmarcar, revestir o techar el edificio, pero es principalmente en el aislamiento que materiales como fibras vegetales, telas o plásticos reciclados, lana de vidrio, guata de celulosa proporcionarán una solución más ecológica que los materiales sintéticos.

Para proteger la salud de los usuarios, la construcción sostenible también minimizará el uso de materiales tóxicos como pegamentos o pinturas, así como materiales compuestos orgánicos volátiles que pueden ser una fuente de enfermedades del tracto respiratorio.

Urbanismo sostenible

Un edificio que se colocaría en el corazón de la naturaleza no será necesariamente más ecológico. Esta verdad contraintuitiva se entiende fácilmente: más allá de las molestias hacia el entorno natural, el edificio generará un mayor costo de energía para conectarlo a varias redes (carreteras, electricidad, teléfono, agua y alcantarillado), y también será más generador de contaminación para las idas y venidas más largas de los usuarios.

La ubicación óptima colocaría el edificio sostenible en un área ya urbanizada y ocupada por un tejido social variado, con infraestructura que favorezca el transporte limpio (peatones, ciclistas) y la baja contaminación (transporte público).

Reciclaje de edificios existentes.

Se pueden lograr ahorros significativos al reconstruir, renovar o reutilizar los edificios existentes. En lugar de demoler sistemáticamente para reconstruir edificios completamente nuevos, una de las principales consideraciones de la arquitectura sostenible es la preocupación por el reciclaje de la arquitectura existente.

Por lo tanto, incluso si los edificios existentes necesitan renovación o grandes extensiones, con frecuencia pueden permitir ahorros significativos de energía, materiales y limitar las emisiones contaminantes, además de los ahorros financieros que se realizan con mayor frecuencia.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.