Arquitectura renacentista, influencia y características

La arquitectura renacentista se desarrolló durante el período del Renacimiento europeo, que comenzó en el siglo XIV y se mantuvo hasta el siglo XVI. Este nuevo estilo que surgía, estaba al lado de los modelos medievales y de la arquitectura gótica.

Arquitectura renacentista imponente estructura de la cupula de la Basilica de Santa Maria del Fiore.
Arquitectura renacentista: imponente estructura de la cúpula de la Basílica de Santa Maria del Fiore.

Este momento de ruptura estuvo inspirado en las artes clásicas (grecorromano), haciendo surgir un estilo propio y singular de los profesionales del arte.

Muchos monumentos importantes de la historia del arte fueron erigidos durante este período de efervescencia artística y cultural, sobre todo las iglesias, catedrales, palacios y monasterios.

El Renacimiento es el período posterior a la Edad Media (siglo V al XV), que surgió en Italia y transformó diversas áreas del conocimiento, con nuevos descubrimientos en los campos científico, cultural, político,

Características de la arquitectura renacentista

La arquitectura renacentista está muy involucrada con una visión del mundo basada en dos pilares fundamentales: el Humanismo y el Clasicismo. En este sentido, es importante resaltar que, aunque no aparezca totalmente separada de las costumbres y valores medievales, los significados que están unidos a esa arquitectura son los de un consciente y eficaz rompimiento con la construcción artística de la Edad Media, especialmente el género gótico.

La arquitectura renacentista nació entre los siglos XIV y XVI en Italia, más precisamente en Florencia, pero luego se expandió por toda Europa.

La Catedral de Pienza fue una de las primeras obras en recibir una fachada guiada por los conceptos de la arquitectura renacentista.
La Catedral de Pienza fue una de las primeras obras en recibir una fachada guiada por los conceptos de la arquitectura renacentista.

Su manifestación trajo más libertad a los artistas y arquitectos que se inspiraron fuertemente en la arquitectura clásica, especialmente en la arquitectura grecorromana. Durante la elaboración de los proyectos, la perfección fue la búsqueda constante de los arquitectos renacentistas, que buscaban siempre una cuenta exacta, líneas bien estructuradas y círculos perfectos.

La geometría euclidiana fue el origen de las construcciones clásicas, a su vez a partir de las investigaciones y estudios de Euclides, los artistas del Renacimiento dedicaron un tiempo extra a los inventos y mejoras técnicas que sacaron a relucir sus majestuosas y simétricas obras.

Quizás te interese leer:  Proyectos análogos o analogía
Arquitectura renacentistac interior de la cupula de Santa Maria del Fiore
Arquitectura renacentista: interior de la cúpula de Santa Maria del Fiore

Clasicismo y humanismo son los dos grandes pilares sobre los que se asienta la arquitectura renacentista. Mientras que el primero buscaba revivir las huellas de la arquitectura griega y romana. La segunda pretendía situar al hombre en el centro del mundo.

Pero, al fin y al cabo, ¿cuáles son las características de la arquitectura renacentista? Las principales marcas de la arquitectura renacentista se pueden observar a partir de algunos elementos constructivos específicos como:

  • Fachadas: Las fachadas renacentistas se construyeron simétricamente alrededor de su eje vertical;
  • Cúpulas: las cúpulas se convirtieron en parte de muchos proyectos renacentistas, principalmente en la composición estructural de iglesias como la Basílica de Santa María del Fiore y la Basílica de San Pedro;
  • Pilastras y columnas: tanto las columnas como las pilastras llegaron a utilizarse como sistema integrado y portante en la arquitectura renacentista;
  • Arcos y Bóvedas: Los arcos aparecen en formas semicirculares y sostenidos por pilares o columnas. Las bóvedas, a pesar de ser de medio punto, no tenían frisos ni vigas;
  • Muros: la construcción de los muros en la arquitectura renacentista se hacía a partir de ladrillos, pero revestidos con piedras. Las paredes internas se revocaron suavemente y luego se cubrieron con cal. Cabe señalar que, en los espacios formales, las paredes internas se decoraban con frescos (técnica artística en la que la pintura se realiza en techos o paredes sobre una capa de cemento fresco, yeso o crema de cal);
  • Puertas y ventanas: las puertas presentaban dinteles cuadrados (que terminaban la parte superior de las puertas y ventanas) y normalmente se colocaban en forma de arco. A su vez, las ventanas también presentaban dinteles cuadrados y normalmente enmarcadas en un arco de medio punto.

Por lo tanto, como podemos ver, a diferencia de la arquitectura barroca, la arquitectura renacentista no solo se ve en palacios e iglesias. Las huellas de la arquitectura renacentista se extienden por varias residencias, espacios comerciales y fortalezas.

Quizás te interese leer:  Percepción espacial y arquitectura

Arquitectos y Obras de la arquitectura renacentista

  • Filippo Brunelleschi (1377-1446): el arquitecto y escultor italiano. De sus obras arquitectónicas merecen destaque la Cúpula de la Catedral de Santa María del Fiore, el Hospital de los Inocentes, el Palacio Pitti y la Capilla Pazzi, todas en Florencia.
  • Michelangelo di Lodovico (1475-1564): pintor, escultor y arquitecto italiano. De sus obras arquitectónicas destacan la fachada para la Basílica de San Lorenzo, la Biblioteca Laurenciana, ambas en Florencia. Además, participó en la reforma de la Basílica de San Pedro, en Roma.
  • Rafael (1483-1520): pintor y arquitecto italiano que también trabajó en el diseño arquitectónico de la basílica de San Pedro en Roma. Además, proyectó la Villa Madama, un barrio de la capital italiana.
  • Donato Bramante (1444-1514): arquitecto italiano que contribuyó a la construcción de la basílica de San Pedro en Roma. Además, trabajó en el proyecto de la Iglesia de San Pedro en Montorio en la capital italiana.
  • Leon Battista Alberti (1404-1472): arquitecto italiano y teórico que trabajó en la reforma de la basílica de San Esteban Redondo, en Roma; y en la fachada de la Iglesia de Santa María Novella, en Florencia.
  • Andrea Palladio (1508-1580): arquitecto italiano que diseñó varias obras en el período del Renacimiento, de la que se destaca la construcción de la Villa Capra (La Rotonda), en la región de Veneto, en Vicenza.
  • Giulio Romano (1499-1546): pintor y arquitecto italiano, participó en el proyecto de Te Palace (Palazzo del Te), en Mantua, una de sus obras más emblemáticas.

Difusión de la arquitectura renacentista en Europa

El Renacimiento se definió como un movimiento casi exclusivo al mundo cultural italiano en el transcurso de los dos primeros siglos de evolución, época en el transcurso del cual, en el resto de Europa, perduraban modelos arquitectónicos, generalmente, unidos al tardo-románico o al gótico.

Quizás te interese leer:  Arquitectura Tudor: Historia y Estilo

En su punto máximo, en Italia, sin embargo, la apariencia clásica comenzó a ser difundido en varios países europeos debido a diferentes razones.

Independiente de los motivos, es correcto que esa propagación fatalmente ocurrirá por la comprensión de algunos pensamientos anti-clásicos conducidos por el manierismo, modelo en uso en aquel instante.

Es un momento donde la tratadística clásica está totalmente desarrollada, de manera que los arquitectos, generalmente, poseían un excelente dominio de las normas compositivas clásicas y si su glorificación, lo que les asegura cierta autonomía creativa.

Esta superficial libertad de que gozan los artistas de la época será simplemente consumida por la formación renacentista de las naciones fuera del peligro cultural italiano. Es necesario percibir, sin embargo, que hay especialistas que no juzgan al manierismo como una dinámica unida al Renacimiento, pero un modelo nuevo y totalmente opuesto a éste.

De esta manera, la fabricación considerada manierista de las otras naciones europeas puede venir, posiblemente, a no ser juzgada como una arquitectura piadosamente renacentista.

En algún sentido, es posible afirmar, de acuerdo con ese punto de vista, que esas naciones pasaron prontamente de una fabricación medieval para una arquitectura post-renacentista.

Como las maneras de propagación se diferencian de nación a nación, aunque la arquitectura renacentista realizada para aquellas naciones de ese instante sea verdaderamente renacentista, hay un Renacimiento distinto para cada área de Europa.

 Es probable hablar, por ejemplo, en un Renacimiento español, un Renacimiento francés y un renacimiento flamenco.

En Portugal, las formas clásicas propagan sólo durante un corto período de tiempo, y luego fue sucedido por la arquitectura manuelina un nuevo modelo de lectura de géneros medievales y juzgado por muchos como un resultado representativo del Renacimiento en esta nación, aún continúan con un modelo lejos del clasicismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir