Saltar al contenido
Arquitectura Pura

Arte bizantino

El arte bizantino incluye arquitectura, pintura y otras artes visuales producidas durante la Edad Media, en el Imperio Bizantino, centrado en Constantinopla y otros lugares bajo su influencia.

El Imperio Bizantino era la parte oriental del Imperio Romano que había sobrevivido pese a la caída en occidente.

Los estilos pictóricos y arquitectónicos que caracterizaron el arte bizantino, codificado por primera vez en el siglo VI, persistieron con una notable homogeneidad dentro del imperio hasta su disolución con la caída de Constantinopla a manos de los turcos en 1453.

Uno de los mas famosos de los supervivientes mosaicos bizantinos de la iglesia d
Uno de los más famosos de los supervivientes mosaicos bizantinos de la iglesia de Santa Sofía en Constantinopla – la imagen del Pantocrátor en las paredes de la galería sur superior, Cristo siendo flanqueado por la Virgen María y San Juan Bautista; circa 1261; 4,08 x 4,2 metros

El arte bizantino estaba altamente inclinado por las ideas religiosas, más específicamente, con la traducción impersonal de la teología de la iglesia cuidadosamente controlada en términos artísticos.

En el arte bizantino se pueden distinguir tres etapas: Una a partir del siglo VI (coincidiendo con el reinado de Justiniano), otra desde el siglo IX hasta la toma de Constantinopla por los cruzados en 1204, y la tercera en el siglo XIV, con la dinastía Paleólogo.

Arquitectura

La arquitectura y la pintura evolucionaron bajo la lupa de la iglesia que controlaba los asuntos artísticos dando como resultado un estilo uniforme y anónimo, perfeccionado entre la tradición rígida en lugar de variar según el capricho personal.

El resultado fue una sofisticación de estilo y una expresión de espiritualidad rara vez paralela al arte occidental.

Quizás te interese leer:  Arte islámico

Las primeras construcciones de arquitectura bizantina se encontraban determinadas por la basílica longitudinal.

El plan eclesiástico desarrollado en Italia, favoreció el uso extensivo de grandes cúpulas y bóvedas.

Interior de la Rotonda de San Jorge Tesalonica con restos de los mosaicos
Interior de la Rotonda de San Jorge, Tesalónica, con restos de los mosaicos

Los materiales empleados eran la piedra y el ladrillo. Los exteriores eran recubiertos con placas de piedra con relieves y los interiores decorados con mosaicos.

La columna era ampliamente utilizada junto con los capiteles cúbicos decorados con relieves a dos planos. También se utilizó el arco de medio punto y la bóveda con cúpula sobre pechinas. Ya que se le brindaba gran importancia a la cúpula, la tipología más utilizada fue la de planta centralizada con dos cámaras laterales, altar bajo un baldaquino y coro al fondo.

La religión tenía una visión jerárquica del Universo la cual era enfatizada mediante la decoración de las iglesias con los frescos, o más a menudo, los mosaicos, que cubrían los interiores de cúpulas, paredes y bóvedas en una completa fusión de expresión arquitectónica y pictórica.

En lo alto de la cúpula central figuraba Dios, bajo él, representaciones de los ángeles y arcángeles. En las paredes, representaciones de los santos o escenas narrativas de la vida de Cristo.

La Virgen María se representaba a menudo en lo alto de una media cúpula que cubría uno de los cuatro brazos radiales, más abajo, la congregación.

Quizás te interese leer:  Artes mayores y su clasificación

Toda la iglesia formaba así un microcosmos del universo. Unos de los referentes más importantes son: la iglesia de los Santos Sergio y Baco, de Santa Irene y de Santa Sofía.

Pintura

El estilo maduro bizantino evolucionó a través de la estandarización de las formas clásicas tardías del arte cristiano primitivo, que se basaba en la dinámica de las líneas y las áreas planas de color en lugar de la forma.

Los rasgos físicos de los individuos fueron suprimidos para favorecer un tipo facial estándar, las figuras se aplanaron y las cortinas se redujeron a patrones de líneas arremolinadas.

El principal efecto de la pintura fue la desaparición. La representación tridimensional de una figura humana individual reemplazada por una presencia espiritual cuya fuerza dependía del vigor de la línea y del brillo del color.

Iconos de Andre Rublev. A la izquierda Solemnidad de la Santisima Trinidad a la derecha Nossa Senhora da Misericordia

La pintura bizantina fue a la vez más remota y más inmediata que la clásica naturalista. Se le puede reconocer por las poses frontales y el típico rostro bizantino de ojos grandes, la mirada penetrante, y por el uso característico de un fondo dorado que, en imágenes de figuras aisladas, hace que la pintura parezca suspendida en algún lugar entre la pared y el espectador.

Quizás te interese leer:  Tipos de Estética

La iluminación de manuscritos, aunque no pudo lograr los impresionantes efectos de la pintura monumental y el mosaico, fue importante para difundir el estilo bizantino y la iconografía a través de Europa.

En la tercera edad de la pintura bizantina, se destacaron las escuelas de Chipre, Salónica, Creta, Venecia y Moscú, donde la pintura sustituyó al mosaico, sobre todo en íconos de pintura sobre tabla.

Escultura Aparte de sus propios logros, la importancia del arte bizantino para el arte religioso de Europa no se puede sobreestimar. Las formas de arte bizantino se extendieron gracias al comercio hasta Italia y Sicilia, donde persistieron en forma modificada hasta el siglo XII y se convirtieron en influencias formativas en el arte del Renacimiento italiano.

Mediante la expansión de la iglesia ortodoxa oriental llegó hasta Rusia. Se produjeron pequeñas esculturas cuyo uso más frecuente fueron las tallas de relieve pequeñas de marfil, utilizadas para cubiertas de libros, cajas de relicarios y objetos similares.

También se realizaron tallas en piedra donde se destacaban las imágenes de la consagración, es decir, a Cristo con las manos sobre las cabezas de los emperadores.

Otras artes en miniatura como los bordados, la orfebrería y los esmaltes florecieron en la sofisticada y rica sociedad de Constantinopla.

Configuración