Blog de Arquitectura, diseño y construcción

Arte gótico

El gótico corresponde a la segunda gran era internacional donde el arte floreció en la pintura de panel, vidrieras, frescos, manuscritos iluminados, escultura y arquitectura en Europa occidental y central durante la Edad Media.

El arte gótico se desarrolló a partir del arte románico y duró desde mediados del siglo XII hasta finales del siglo XV, y del XVI en algunas áreas, y predominó principalmente en Francia. Para finales del siglo XIV ya había evolucionado en un estilo más secular y natural que seguiría por un siglo más hasta llegar al Renacimiento.

Miniatura de Bernardo de clairvaux del año 1.267.

El término gótico fue acuñado por los escritores italianos clásicos del Renacimiento, quienes atribuyeron, lo que para ellos era la fealdad no clásica de la arquitectura medieval o la falta de adherencia a los estándares clásicos griegos, a las tribus góticas bárbaras que habían destruido el Imperio Romano y su cultura clásica en el siglo V.

La aparición del estilo gótico representa la cima de los logros para la cristiandad unificada y el triunfo del papado. Es una síntesis exitosa e inspiradora de la religión, la filosofía y el arte”. En última instancia, el gótico fue una representación de la unificación de los ideales seculares y religiosos.

Arquitectura

Durante la Edad Media, las personas vivían en una sola área, teniendo miedo a salir de las tierras próximas debido a los ataques de grupos bárbaros e invasores. Los señores ofrecían sus tierras a la clase obrera para que las trabajaran a cambio de protección por parte de sus caballeros. A esto se le llamó reino. Para proteger a los reinos entre sí, se construyeron castillos grandes y fuertes, que en última instancia dieron origen a la arquitectura gótica.

Catedral de Amiens. 1.266.
Catedral de Amiens. 1.266.

La arquitectura gótica se caracterizó por arcos puntiagudos, tréboles, quatrelobes y otros ornamentos arquitectónicos que también fueron adoptados al trabajo en metal como relicarios y vasos litúrgicos, vestimentas eclesiásticas y preciosos dípticos destinados a la devoción privada.

Gótico temprano

Se considera que el nacimiento de la arquitectura en el periodo del gótico temprano fue el 11 de junio de 1.144. La abadía real de St. Denis sentó un precedente con sus capillas radiantes y llevas de mosaicos en vidrio que los constructores tratarían de imitar por más de medio siglo.

La existencia del estilo gótico se podría atribuir a Bernard de Clairvaux y Abbot Suger.

Las construcciones destacaron la pureza del contorno, la simplicidad y una forma y luz peculiarmente propicias para la meditación.

Alto gótico

Medio siglo después de la aparición de la arquitectura gótica, el 10 de junio de 1.194, un gran incendio destruyó la ciudad de Chartres y su catedral. La única parte de la catedral que quedó fue la cripta, las torres occidentales y el Portal Real. Esta nueva catedral reconstruida de Chartres es considerada la primera de las construcciones del estilo alto gótico.

Quizás te interese leer:  Historia del Diseño

La principal característica del estilo alto gótico es el uso de los contrafuertes voladores. Como resultado del uso de los contrafuertes voladores, se eliminó cualquier necesidad de los muros románicos. La calidad orgánica y fluida del interior del alto gótico se mejoró con la descompartimentalización del interior, de modo que la nave se ve como un volumen individual y continuo de espacio.

Como resultado de los grandes ventanales, más luz entraba al interior de la construcción. La luz fue muy importante para los arquitectos góticos.

Gótico tardío

La arquitectura gótica tardía también se conoció como el estilo “extravagante” debido a la apariencia flamígera de la tracería puntiaguda. El estilo había alcanzado su madurez hacia finales del siglo XV.

El período gótico tardío cambiaría la estructura de Europa occidental.

Escultura

La escultura gótica evolucionó desde los primeros estilos rígidos y alargados, en parte románicos, a una sensación espacial y naturalista a finales del siglo XII y principios del siglo XIII.

Los góticos recuperaron las influencias de las antiguas esculturas griegas y romanas que se conservaron e incorporaron al tratamiento de las telas, la expresión facial y la pose.

La escultura gótica nació en las paredes de la basílica de Saint-Denis en la mitad del siglo XII. Antes de esto, no existía una tradición de escultura en la región de la Isla de Francia así que los escultores fueron traídos de Borgoña.

Estos escultores crearon figuras revolucionarias que servían como columnas en el portal Occidental de la Catedral de Chartres, una invención completamente nueva que sería tomada como modelo para muchas generaciones de escultores.

Las gárgolas eran esculturas colocadas en edificios góticos para drenar el agua de lluvia.

Durante este periodo, existió una insaciable demanda por las esculturas figurativas para adornar portales, arquivoltas, tímpanos, pantallas de coros y capiteles foliares de las catedrales e iglesias. La escultura gótica se convirtió en regional a medida que los escultores se mudaban para trabajar de una catedral a otra en lugar de quedarse simplemente en una sola área.

Un ejemplo ideal es el de los escultores de la Catedral de Reims, quienes más tarde construyeron esculturas en la Catedral de Bamberg, a unas doscientas millas.

La Catedral de Bamberg en Alemania, desde 1.225, tuvo el mayor conjunto de esculturas del siglo XIII, que culminó en 1.240. Allí se encontraba la primera estatua ecuestre del arte occidental desde el siglo VI.

Quizás te interese leer:  Bellas Artes - Concepto, Qué es, Significado

En Inglaterra, la escultura se limitó principalmente a las tumbas y decoraciones sin figurillas que pueden atribuirse en parte a la iconoclasia cisterciense.

Para el siglo XII, en Italia, todavía existía una influencia clásica, pero el estilo gótico logró ingresar finalmente. Se abrió camino principalmente con las esculturas de púlpitos como el del Baptisterio de Pisa (1269) y el de Siena.

Una obra maestra tardía de las esculturas góticas italianas es la serie de tumbas Scaliger en Verona de principios y finales del siglo XIV.

El escultor holandés-borgoñón Claus Sluter marcaron el comienzo del fin de la escultura gótica con su gusto por el naturalismo, evolucionando hacia el estilo clásico renacentista a fines del siglo XV.

Algunos de los más influyentes escultores de la época fueron:

  • Mastro Guglielmo, Italiano.
  • Benedetto Antelami. 1178-1196, Italiano.
  • Nicola Pisano. 1220-1284, Italiano.
  • Guido Bigarelli. 1238-1257, Italiano.
  • Evrard d’Orleans. 1292-1357, Francés.
  • Peter Parler. 1330-1399, Alemán.
  • Claus Sluter. 1350-1406, Flamenco.
  • Giovanni Bon. 1355-1443, Italiano.

Pintura y vitrales

La pintura gótica no apareció sino hasta el siglo XIII, casi 50 años después de la aparición de la arquitectura y la escultura.

La transición del arte de la pintura románica a la gótica es muy imprecisa y no tiene en absoluto una separación clara.

Se cree que su comienzo se dio cuando apareció un estilo de pintura más sombrío, oscuro y emocional que en el período anterior.

Esta transición ocurrió primero en Inglaterra y Francia, cerca del 1.200, en Alemania en el 1.220 y en Italia cerca del 1.300. Los temas oscuros y las emociones fuertes se pronunciaban cada vez más en el arte gótico tardío.

La pintura como representación de imágenes en una superficie, se practicó en 4 formas principales en el periodo gótico: frescos, pinturas de paneles, iluminación de manuscritos y vitrales.

Los frescos ya se usaban en el periodo paleocristiano y románico al sur de Europa como el principal arte narrativo pictórico en las paredes de las iglesias, así que se mantuvieron como una tradición. En el norte, las vidrieras fueron el arte elegido hasta el siglo XV. El paso de la arquitectura románica a la gótica significó una reducción de los muros, sustituyéndolos espectacularmente por las vidrieras dando gran importancia a la luz al interior de las construcciones.

El uso de las vidrieras propulsó la búsqueda de otros soportes para representar las imágenes religiosas como la pintura sobre tabla.

Vitrales de Santa Capilla en París, construida en 1.248.

El impacto del vitral fue incomparable. Para muchos, se parecía a la luz del cielo, una luz espiritual que se filtraba por el alma. El ambiente gótico parece casi inspirarse en el Evangelio de Juan que habla de la luz.

Quizás te interese leer:  Historia del renacimiento - Características, definición y estilo

Las pinturas de paneles comenzaron en Italia en el siglo trece y se extendieron febrilmente por toda Europa, de modo que para el siglo XV se habían convertido en la forma de arte dominante.

La pintura de panel marcó el nacimiento de la pintura sobre lienzo. Pintar con óleo sobre lienzo no se popularizó hasta los siglos XV y XVI y fue un sello del arte del Renacimiento.

Los manuscritos iluminados fueron una de las pocas piezas de arte gótico que aún sobreviven del paso del tiempo. Esta era fue una de aquellas en las que los artistas asignaron sus propios nombres a sus obras empezando a ser reconocidos individualmente.

Es difícil encerrar la pintura gótica en un solo grupo de características ya que ellas dependen de la escuela de que se hable. En general se podrían señalar las siguientes características:

  • El dibujo es de gran importancia, delimitando formas, marcando modelos y creando ritmos compositivos, sobre el color.
  • Al principio del periodo los fondos eran dorados.
  • No solo se usan tonos planos, también juegan con contraluces para crear la sensación de profundidad y volumen en las figuras.
  • La luz no es realista.
  • Generalmente aparece para crear volúmenes o tener un significado simbólico.
  • Los colores usados tienen un significado simbólico.
  • Se tiene en cuenta el eje de simetría, orientando los elementos hacia el centro teórico.
  • Las expresiones de los rostros son más exageradas que en periodos anteriores.
  • Se refleja un nuevo ideal estético que se inclina hacia el naturalismo idealizado individual y expresivo.
  • El canon es de proporciones alargadas y formas curvilíneas.
  • Los rostros, cuellos y manos se ven estirados.
  • La temática es religiosa, aunque también se da la pintura profana.
  • Los temas religiosos abordan la vida de Jesús, de la virgen María y de los santos.
  • La finalidad es didáctica, dirigida a enseñar algo al espectador.
  • Ya que las obras están hechas para ser contempladas de cerca, están llenas de detalles.

Al avanzar el periodo gótico, la pintura se preocupó por representar retratos ya fuera de manera individual o como donantes o acompañantes de escenas religiosas. Se incluía la reproducción de objetos de la vida diaria como, por ejemplo, escenas burguesas al interior de viviendas con muebles, cuadros y otros objetos.

Aparece una fascinación por los paisajes donde se aprecia la luz del horizonte y los brillos de las aguas, y las representaciones se hacen cada vez más reales apareciendo el espacio pictórico.

Te recomiendo leer este articulo
Deja un comentario sobre este articulo

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.