Saltar al contenido
Arquitectura Pura

El arte paleocristiano

El arte paleocristiano se define como el arte producido en las comunidades cristianas entre mediados del siglo III y finales del siglo VI.

Arte paleocristiano
Uno de los símbolos de Jesús en el arte paleocristiano. Se pueden notar la primera y última letra en griego del nombre de Cristo.

El arte paleocristiano también es llamado arte cristiano primitivo y consiste principalmente en la arquitectura, pintura y escultura desde principios de la cristiandad hasta cerca del siglo VI, particularmente, arte desarrollado en Italia y el mediterráneo occidental.

El arte cristiano primitivo en la parte oriental del Imperio Romano generalmente se considera parte del arte bizantino que se explicará más adelante.

La religión cristiana fue parte de una tendencia en el Imperio Romano tardío llena de misticismo y espiritualidad.

Al principio, los cristianos fueron perseguidos y humillados, y su arte quedó oculto ya que se consideraba un culto que no era tolerado en el Imperio.

La primera muestra de arte cristiano identificable consistió en algunas pinturas murales y de techos del siglo II realizadas en las catacumbas romanas (cámaras funerarias subterráneas), que continuaron decorándose en un estilo incompleto derivado del impresionismo romano hasta el siglo IV.

Solo hasta el año 313, el cristianismo dejó de ser perseguido cuando el emperador cristiano Constantino el Grande decretó la tolerancia oficial del cristianismo. El patrocinio imperial posterior trajo la popularidad de la religión, dándole riquezas y muchos conversos de todas las clases de la sociedad. De repente, la iglesia necesitaba producir arte y arquitectura en una escala más ambiciosa para acomodar y educar a sus nuevos miembros y reflejar su nueva importancia social. Los diferentes estilos en el arte se desarrollaron por zonas geográficas.

Pintura 

La pintura en el arte paleocristiano tuvo sus raíces en el estilo romano clásico, y más tarde se convirtió en una expresión artística más abstracta y simplificada. Su ideal no era la belleza física sino el sentimiento espiritual. Las figuras humanas se convirtieron así, en sujetos más que en individuos y con frecuencia tenían ojos grandes y fijos, según los cristianos, eran las ventanas del alma.

Quizás te interese leer:  Historia del renacimiento - Características, definición y estilo
Arte paleocristiano historia
La curación de una mujer sangrante. Fresco en las catacumbas de Marcelino y Pedro, Roma.

Los símbolos se usaban con frecuencia y las composiciones eran planas y hieráticas, para concentrarse y visualizar claramente la idea principal.

Gracias a las catacumbas se encontraron algunas de las primeras muestras de iconografía cristiana que tendía a ser simbólica. Las escenas eran religiosas y alegóricas. Por ejemplo, una simple representación de un pez era suficiente para aludir a Cristo, el pan y el vino invocaban la eucaristía.

Siglos III y IV

Durante los siglos III y IV, en las pinturas de catacumbas y en otras manifestaciones, los cristianos comenzaron a adaptar prototipos paganos que ya les eran familiares, y les dieron nuevos significados.

Las primeras representaciones figurativas de Cristo, por ejemplo, a menudo lo mostraban como el buen pastor al tomar prestado directamente un prototipo clásico. Otras veces se lo representaba en forma de dios o héroe, como Apolo u Orfeo. Sólo más tarde, cuando la religión en sí había alcanzado cierto poder, la representación de Jesús, tomó atributos más exaltados. Las primeras escenas de la vida de Cristo en ser representadas fueron sus milagros. La pasión, particularmente la crucifixión, fue generalmente evitada hasta que la religión ya estaba bien establecida.

En la pintura arquitectónica del arte paleocristiano, las paredes de las iglesias estaban decoradas con pinturas o mosaicos para instruir a los fieles. Uno de los principales referentes es la Basílica Papal de Santa María la Mayor en Roma, el cual tiene un extenso programa de mosaicos de escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento que comenzó en 432. La pintura también ilustró libros litúrgicos y otros manuscritos. Gracias a la pintura, también se desarrolló la miniatura y la iluminación de manuscritos.

Quizás te interese leer:  Arte Abstracto
1200px Santa maria maggiore 051218 01
Basílica Papal de Santa María la Mayor en Roma.

Arquitectura

Las primeras manifestaciones del arte paleocristiano se dieron con los cementerios o catacumbas que a la vez servían de punto de encuentro de los perseguidos.

El mayor complejo de catacumbas es el de Roma; los más importantes son los de San CalistoSan SebastianoSanta Domitila.

También se han encontrado catacumbas en Sicilia, Cerdeña, Malta, Alejandría, pero las romanas son, con mucho, las más numerosas y grandes.

basílicas paleocristianas

Más tarde se construyeron iglesias y santuarios alrededor de todo el imperio, muchos patrocinados por el propio Constantino. Estos edificios solían ser basílicas de cinco naves, como la del Viejo San Pedro en Roma, o edificios tipo basílica que se centran en un santuario redondo o poligonal, como el de la Iglesia de la Natividad en Belén. Esto sugiere entonces, que la basílica pasó de tener un fin civil a un fin religioso.

Las basílicas generalmente consistían en 3 partes en su interior: un atrio de acceso, el cuerpo de la basílica que se dividía en tres naves, y el presbiterio, donde se sitúa el altar.

Arte paleocristiano
Plan de cruz latina (izquierda) y plan de cruz griega (derecha)

Unos de los principales referentes son: las basílicas de San Pedro del Vaticano, San Juan de Letrán, San Lorenzo y San Clemente en Roma, y San Apolinar en Rávena.

Catacumbas

Las catacumbas, uno de los signos arquitectónicos más tangibles del arte cristiano primitivo, no son una excepción. Aunque solo conocían una gran difusión con el cristianismo, las catacumbas también fueron utilizadas por judíos y paganos. Para los cristianos tenían un doble uso: el refugio de las persecuciones, pero también y sobre todo el de la inhumación de los muertos. Excavadas principalmente en la toba volcánica o en otros terrenos fácilmente removibles, las catacumbas se encuentran en ambientes subterráneos y hoy en día todavía puedes encontrar varios testimonios en toda Italia, especialmente en roma.

Quizás te interese leer:  Arte románico

Características de las basílicas

El emblema de la arquitectura cristiana primitiva fueron las basílicas, que surgieron en grandes cantidades después del edicto de Constantino en roma, en tierra santa y en Constantinopla, y luego se extendieron por toda Italia. Las primeras basílicas cristianas tempranas se inspiraron en las romanas: un gran espacio rectangular, con un plano longitudinal, dividido en cinco naves e interceptado por una nave ortogonal que tomó el nombre de un presbiterio; el techo de las naves era de madera, con cerchas. La mayor diferencia con la basílica romana radica en la presencia de un solo lado corto semicircular: la entrada ya no estaba en el lado largo de la estructura, sino en el lado opuesto del ábside, creando un camino de oeste a este, en dirección al sol naciente.

Escultura

Al principio, excepto por las diferencias en el tema, las obras cristianas y paganas parecían muy parecidas, de hecho, es posible demostrar que el mismo taller de artistas algunas veces produjo esculturas para propósitos tanto cristianos como no cristianos.

El arte paleocristiano
Estatuilla del Buen Pastor

La escultura a gran escala no era popular, pero la escultura en relieve, que acompañaba la arquitectura, para los sarcófagos, como la de Junius Bassus (muerto en 359), y las tallas de marfil si eran utilizadas ampliamente.

Los relieves encontrados hoy en día, de la época paleocristiana, permiten notar que hasta el siglo VI se definió un retrato de Cristo. Jesús aparece generalmente con un aspecto juvenil en las escenas de la vida diaria. En las imágenes de su gloria, aparece de mayor edad, con barba y una expresión grave.

Relieve representación figurativa en un sarcófago.
Relieve, representación figurativa en un sarcófago.
Configuración