Blog de Arquitectura, diseño y construcción

La antigua basílica romana: arquitectura y visión general

La basílica romana era un edificio público utilizado como lugar de reuniones públicas y de administración de la justicia. El término indicaba una construcción con nave central elevada, en cuya parte superior se podían tallar ventanas, permitiendo resolver los problemas de iluminación típicos de los grandes edificios.

El significado de la palabra se ha extendido, desde el siglo IV, a los lugares de culto cristiano, convirtiéndose en un particular y definido tipo arquitectónico, constituido por un espacio subdividido en tres o cinco naves, generalmente con un ábside final.

Por último, este prestigio religioso ha evolucionado en un verdadero título canónico, que da privilegios particulares a las iglesias que lo obtienen de la Santa Sede.

¿Qué es una basílica?

Una basílica romana, sin embargo, era un edificio público que se utilizaba principalmente para tribunales legales y asuntos comerciales. Dado que todas las ciudades construidas por los romanos fueron diseñadas en los mismos planes, cada ciudad romana tenía una basílica. Las basílicas siguieron un estilo general de arquitectura que hizo que el edificio tuviera una forma aproximadamente rectangular, y siempre tenían un techo. La basílica más antigua conocida fue construida en el Foro de Roma en 184 a. C. por Cato el Viejo y se llama la Basílica de Porcia. Al final del Imperio Romano, el Foro solo tenía al menos siete basílicas.

Quizás te interese leer:  Catedral de Colonia (1248-1880)

basílica romana

Arquitectura de la basílica romana

Las basílicas romanas  tenían normalmente una planta rectangular, dividida internamente en tres o cinco naves por pilares o columnas (la división en naves era una estratagema para facilitar la cobertura e iluminación) y tenía uno o dos ábsides semicirculares o rectangulares, en el centro del lado mayor o menor. Las entradas (una o dos) estaban situadas en el lado opuesto de cada ábside. En la antigüedad también se pudo descubrir la parte central de la basílica.

La basílica romana acogía reuniones de diversa índole y se utilizaba con diversos fines: para las asambleas del municipio, como mercado, como tribunal, para ejercicios militares, como vestíbulo de un templo, un teatro o un edificio de balneario, como sala de recepción en casas señoriales y, finalmente, como sala del trono en los palacios imperiales. Podría haber la tribuna donde algunos magistrados ejercían la función de juez (de ahí la palabra tribunal y la basílica forense), otros tribunales administrativos, tiendas y oficinas, incluso en los pisos superiores.

Quizás te interese leer:  La circulación en arquitectura y sus componentes principales

Los romanos no fueron los primeros en usar el concreto, pero sí fueron los primeros en usarlo como material de construcción. Otras culturas pueden haber usado concreto para anclar columnas o parches, pero los romanos refinaron la receta y descubrieron que era más liviana y resistente que la piedra, ocupaban menos espacio y podían cortar ventanas sin comprometer la pared. También era mucho más barato que la piedra y se vertió en la forma deseada, en lugar de construirse. La asequibilidad del hormigón es una de las razones por las que los romanos pudieron construir tantas cosas en todo su imperio.

basílica romana
Bóveda de cañon

La base de la arquitectura concreta fue la bóveda de cañón. Esta es una extensión de un arco como una estructura larga similar a un túnel.Bóveda de arista

Una serie de estos crea una apariencia de columnas con mucho espacio abierto e iluminación natural.

Resumen sobre las basílica romana

La basílica romana era un edificio público utilizado durante el imperio romano. Tiende a ser largo y rectangular, con secciones semicirculares en los extremos llamados ábsides. Un juez se sentaría en una plataforma elevada llamada un estrado en el ábside para escuchar asuntos legales.

Quizás te interese leer:  Tadao Ando: Edificios y Diseños

Las basílicas fueron apoyadas por el uso innovador del concreto gracias a los romanos y las Bóveda de arista, que se cruzaban en forma de túneles por medio a bóvedas de cañón, lo que hacía que los edificios fueran más ligeros, más baratos y más espaciosos con luz natural. La basílica era un lugar donde las personas se podían mezclar, mezclar, discutir negocios y debatir leyes. También era un lugar donde los grupos de personas podían reunirse o congregarse, como los primeros cristianos sin ningún otro lugar al que ir.

En el interior, las basílicas fueron decoradas de manera elaborada porque estos edificios tenían gran importancia en la sociedad romana antigua. La mayoría de las basílicas tenían un enorme salón con columnas. Además, algunas basílicas tenían una plataforma elevada para que las personas importantes hablaran o hicieran anuncios. Las basílicas tenían suelos decorados con piedras finas como el mármol del Lejano Oriente, principalmente Egipto y el norte de África.

Te recomiendo leer este articulo
Deja un comentario sobre este articulo

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.