Blog de Arquitectura, diseño y construcción

La capilla Notre Dame DU HAUT diseñada por le Corbusier

Le Corbusier aceptó dos encargos de instituciones religiosas: uno para una capilla dedicada a Notre-Dame-du-Haut (1955), en Ronchamp, y el otro para un convento en La Tourette (19571960), cerca de Lyon, ambos en Francia.  Aunque no era un católico practicante, su trabajo estaba imbuido de una cualidad contemplativa que le convertía en la persona idónea para este tipo de encargo. La misma ética de Le Corbusier era prácticamente monástica, y su oficina, en un extremo de su taller en París, era frugal. Así, el monasterio de La Tourette, en Eveux-sur-l’Arbresle, es un volumen cúbico y severo cuyo perímetro está ocupado por las celdas de los monjes que rodean un patio interior.

capilla Notre Dame DU HAUT

El acabado es de hormigón basto. La iglesia, que ocupa el ala norte, es un sencillo prisma de base rectangular que destila un aire de grandeza y misterio. La luz se filtra en el interior a través de unos lucernarios troncocónicos ubicados en lugares estratégicos, pintados en el interior de colores intensos.  La iglesia se entiende mejor mediante la capilla de Ronchamp. Posiblemente fue en este edificio, singular y memorable, donde Le Corbusier dejó su testamento más expresivo. La capilla, emplazada en lo alto de una colina, con amplias curvas, muros blancos brillantes y acusadas sombras, es un objeto asombroso en el paisaje suavemente ondulado.

La Capilla Notre Dame du Haut, o Nuestra Señora de las Alturas, está situada al pie de la cadena montañosa de los Vosgos, cerca de Belfort, en Francia. Ella es considerada como uno de los ejemplares más importantes de arquitectura religiosa del siglo XX. Fue diseñada por Le Corbusier, en 1955 – la tercera y última iglesia de su carrera. Recientemente, se ha agregado en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

En realidad, algunos estudiosos hasta afirman que esta es la obra de arte más importante de toda la producción del arquitecto. ¿De verdad? Bueno, en este edificio, Le Corbusier habría sintetizado todas las conquistas formales y técnicas de la construcción civil. También su propio recorrido creativo – que era reinventado de tiempos y tiempos, pero siempre presentando consistencia formal, espacial, material y fenomenológica.

Quizás te interese leer:  Catedral de Milán: Arquitectura e interior

Vista aérea de la colina donde se encuentra la Capilla Notre Dame.

Un poco e historia de la capilla Notre Dame

La primera Capilla Notre Dame en Ronchamp fue construida en el siglo XIV, durante la Edad Media. En 1859, ella pasó por una reforma, en la que se añadió una nueva ala, en estilo renacentista gótico. Ya a principios del siglo XX, en el período entre los años 1913 y 1926, hubo un incendio y todo necesitó ser nuevamente reconstruido. Porque esta segunda versión vendría a caer en el otoño de 1944, debido a un bombardeo alemán.

La capilla Notre Dame antes de 1913.
La capilla Notre Dame antes de 1913.

Pasada la Segunda Guerra Mundial, el actual arzobispo buscó la ayuda del arquitecto para realizar un proyecto para una nueva iglesia. La idea no era reconstruir el edificio antiguo, sino erigir otro, de características más modernas, que retoma la vieja tradición de las peregrinaciones en el lugar. Al principio, Le Corbusier no quería aceptar la propuesta, pues estaba molesto por haber tenido contratos anteriores deshechos con la Iglesia Católica. Él sólo cedió ante la promesa de una total libertad de creación.

La capilla de Notre Dame en 1944.
La capilla de Notre Dame en 1944.

Arquitectura de la capilla NOTRE DAME

La capilla de hormigón armado es fundamentalmente una escultura, un conjunto de formas concebidas con esmero. Su elemento principal es la curva que se despliega repetidamente para formar un juego espectacular de volúmenes, intersecciones y espacios intersticiales.  Tres muros continuos, de dirección, grosor y altura variables, crean un volumen que desafía las expectativas convencionales de la fachada y el interior. Dos curvas convexas se abomban en los lados norte y oeste creando una especie de lomo, mientras que, en el sur y el este, dos entrantes cóncavos configuran la fachada. En lo alto de los muros, sobre los pilares ocultos en los mismos, flota una cubierta potente que recuerda la cara inferior de una jofaina, y desde algunos puntos de vista, parece la cara inferior de una almohada.

Quizás te interese leer:  ¿Que es un proyecto arquitectónico ?
Vista exterior de la Capilla Notre Dame, con destaque para el altar al aire libre
Vista exterior de la Capilla Notre Dame, con destaque para el altar al aire libre

Tres torres cubiertas con sendas “capuchas” asoman por encima de la cubierta y forman contrapuntos verticales a la horizontalidad y terrenalidad general del edificio. La luz natural baña el interior de esas torres y se desparrama sobre el interior del lugar sagrado. Sirven como capilla, sacristía y baptisterio. El muro oeste tiene una serie de troneras de varios tamaños, formas y profundidades, situadas de forma irregular, que arrojan chorros de luz intensa.

En el interior, la cubierta cuelga sobre la nave como un lienzo, mientras que desciende suavemente hacia el altar, situado al sur. Sobre el altar hay una imagen móvil de la Virgen María, que, como en el Barroco, puede atender a los requisitos íntimos del interior o recibir, a través de una ventana, a las multitudes del exterior. En ocasiones especiales, la iglesia se utiliza como escenario para misas al aire libre. Cerca de la iglesia, Le Corbusier construyó una pequeña pirámide escalonada utilizando las piedras de una antigua capilla que había en el lugar.

Las opciones estéticas de le corbusier

Es evidente que la referencia al modulor todavía se hacía presente, pero hubo un intento claro de desprenderse de ciertas reglas preestablecidas por el estilo internacional. Actitudes así ya eran percibidas en proyectos anteriores, como la Unité de Habitación de Marsella. Pero, con la Capilla Notre Dame Le Corbusier fue más allá. El fuerte efecto de las formas naturalistas, onduladas y bien articuladas, de este edificio sobre los observadores remite al sentido místico y religioso más íntimo de cada uno.

Las cuatro paredes de la pequeña edificación se curvan como en respuesta a los contornos del paisaje. En realidad, Le Corbusier no sólo las manipuló en función de la plástica sino también para solidificar la estructura, ampliar la acústica del ambiente interno y recoger las aguas pluviales. El «zigzag» tiene alta presencia visual y permitió el acrecimiento de un área externa valiosa, el altar al aire libre con un púlpito, un pequeño santuario y la imagen de la Virgen María. Y como cierre del volumen, el tejado, en forma de concha de cangrejo.

Quizás te interese leer:  Que es el diseño urbano

«En mi mesa de trabajo tengo una concha de cangrejo recogí en Long Island en 1946 será el techo de la capilla (…).» – Le Corbusier

Vista exterior de la Capilla Notre Dame
Vista exterior de la Capilla Notre Dame

La estructura de la CAPILLA NOTRE DAME

A pesar de que el arzobispo no deseaba reconstruir la antigua capilla, le pidió a Le Corbusier que intentase incorporar las piedras de las ruinas en la nueva edificación, y así lo hizo. Las piezas se han incorporado al relleno de las paredes de soporte. Por otra parte, aunque no se perciba, el sistema estructural de Notre Dame consiste en columnas de sustentación. Las cuatro paredes forman las cuatro fachadas – dos en sentido cóncavo y dos convexas.

La cubierta con concepto de «gran cangrejo» fue hecha en hormigón armado a través de un proceso de pulverización del material por pistola sobre malla de acero. Ella es sostenida por las paredes portantes; contrastando, justamente, de esos muros blancos por su tono oscuro y apariencia tosca. A pesar de la dualidad, hay cierta unidad visual en el conjunto. Las pequeñas aberturas acristaladas rompen la monotonía de los planos puros, llevando luz natural a los interiores – como si fuera una noche estrellada.

Vista exterior de la Capilla Notre Dame, con destaque para las aberturas acristaladas.
Vista exterior de la Capilla Notre Dame, con destaque para las aberturas acristaladas.
Un corte y una isométrica, explicando cómo se compone la estructura de la Capilla Notre Dame
Un corte y una isométrica, explicando cómo se compone la estructura de la Capilla Notre Dame

El interior de LA CAPILLA NOTRE DAME

Aunque la apariencia externa de la Capilla Notre Dame parece un tanto compleja, su interior es bastante simple, con 25 por 25 metros, comportando hasta doscientas personas. Parece una cueva oscura y cerrada. Se compone de una nave principal y tres capillas para cultos más reservados, que forman un rayo de luz al mediodía; además de una sacristía y una pequeña oficina en el piso superior. El altar es compacto y formado por una losa gruesa, constituyendo la segunda capilla autónoma. Otros elementos, como el mobiliario, también fueron diseñados por el arquitecto.

Planta Baja de la Capilla Notre Dame
Planta Baja de la Capilla Notre Dame

Te recomiendo leer este articulo
1 Comment
  1. Luis Santiago El usuario dice

    Que belleza de sitio, una concepción fenomenal que marca la libertad arquitectónica, me encanta todo lo concerniente a la arquitectura.

Deja un comentario sobre este articulo

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.