El estilo shingle

El desarrollo de lo que hoy llamamos estilo shingle es único en Estados Unidos y paralelo al movimiento arts and crafts, aunque está más estrechamente ligado al estilo reina Ana. Las casas proyectadas en estilo shingle se caracterizan por distribuciones fluidas y asimétricas en planta. La firma que más desarrolló este estilo, por encima de ninguna otra, fue la de McKim, Mead & White (fundada en 1879), que con el tiempo se convertiría en una de las empresas de diseño punteras en Estados Unidos.

estilo shingle

William Rutherford Mead (1846-1928), quien tenía gran afinidad con el Renacimiento, y Stanford White (1853-1906) tenían escasa formación académica, pero se abrieron camino como aprendices en los estudios de Russell Sturgis y Henry H. Richardson, respectivamente. Charles Follen McKim (1867-1909), En contraste, había estudiado en la École des Beaux-Arts de París. Entre los tres produjeron un estilo que reunía lo mejor de cada uno. Sus primeros encargos fueron casas de veraneo para la élite de Nueva Inglaterra, en áreas distantes del bullicio de la gran ciudad.

Innovaciones 

Una de sus innovaciones fue sacar las habitaciones de servicio de su lugar en el desván y situarlas en un ala o bloque compacto, en contraste con las zonas de estar de la planta baja, proyectadas de forma mucho más fluida y abierta. Estas características pueden apreciarse en la casa Robert Goelet (Newport, Rhode Island, 1882-1883) y en la casa Isaac Bell (Newport, Rhode Island, 1882-1883). En ambas, la escalera estaba situada en una sala espaciosa que hacía las veces de centro de circulación y ampliación espacial de las habitaciones vecinas, como el estudio y los salones. Si bien era corriente que la planta baja quedara elevada sobre el nivel del terreno, el uso de porches creaba la ilusión de que la casa se apoyaba sobre una terraza elevada, protegida del sol y de la lluvia por medio de aleros y cubiertas generosamente proporcionados.

Quizás te interese leer:  Los capiteles a través de la historia de la arquitectura

Los paramentos verticales exteriores de las casas estaban revestidos por completo de ripias de madera, o shingles, que configuraban una variedad de dibujos o motivos para diferenciar ciertos elementos, como el hastial frontal. Por lo general, las superficies interiores se revestían de paneles de madera oscura. En contraste, la casa Watts Sherman (1874), de Henry H. Richardson, está más cerca de los estilos reina Ana o arts and crafts. Las habitaciones estaban organizadas de manera más convencional y menos abierta respecto al vestíbulo, y los sirvientes vivían en el ático.

Características del estilo Shingle

A diferencia de los otros estilos de la época victoriana, estilo shingle desestimó la decoración y los detalles aplicados a favor de formas complejas envueltas en tejas de cedro. Sus pocos detalles decorativos tienden a mejorar la irregularidad de la construcción, con las tejas que unen las diversas formas.

casas de estilo Shingle

Materiales

Los techos y las paredes estaban cubiertos de tejas, que se podían manchar, pintar o dejar que se desgastaran naturalmente, dependiendo del clima y la ubicación. Ocasionalmente, las tejas del techo serían de un color diferente de las tejas de la pared. Las casas más caras tenían cimientos de piedra tosca e incluso columnas de porche de piedra y paredes de piedra para el primer piso.

Quizás te interese leer:  columna jónica

El techo de las casas de estilo Shingle

Las formas complejas del techo eran comunes. Un pequeño porcentaje de las casas estilo shingle tenían techos inclinados, típicamente manejados como una forma grande perforada por formas de techo más pequeñas. Los gabletes generalmente se arreglaron asimétricamente, aunque los gables cruzados emparejados o simétricamente dispuestos no eran desconocidos. Menos de una cuarta parte de las casas de estilo shingle tenían un techo a dos aguas con una torre colocada en el frente. Para las casas con un plano T o L, los frontones a menudo se colocaban para cruzarse, o el frontón más grande se cruzaba con varias formas de techo más pequeñas. La forma de techo de gambrel, utilizada en casi una cuarta parte de las casas de estilo Shingle, permitió incorporar un segundo piso completo en la forma más empinada del techo, al tiempo que daba la apariencia de un solo piso. Las buhardillas a veces se usaban para agregar complejidad visual al techo. La buhardilla más común era el aguilón,

Torres

Alrededor de un tercio de las casas estilo shingle tenían torres, con techos de torre a menudo mezclados en el volumen principal de la casa para formar una línea de techo continua. En lugar de una torre, una parte de la pared a menudo se curvaba, formando una protuberancia para proporcionar más espacio interior y complejidad visual adicional en el exterior.

Ventanas

Las casas de estilo Shingle tenían numerosas ventanas, algunas de amplias proporciones, algunas bastante pequeñas. La ventana típica de doble puerta se arreglaba comúnmente con una hoja de un solo panel en la parte inferior y una hoja de paneles múltiples arriba. Para áreas de paredes grandes, las ventanas estaban dispuestas en filas de dos, tres o incluso más. Las ventanas palladianas, tan populares como lo son hoy en día, eran un ingrediente ecléctico común. Para los diseños más complejos, se colocaron ventanas grandes en bahías de uno, dos o tres pisos. También se utilizaron travesaños o ventanas decorativas en formas redondas, cuadradas o rectangulares.

Quizás te interese leer:  Alfombra de madera: Beneficios y modelos

Entrada

La mayoría de las casas de estilo Shingle tenían porches, posiblemente porque la gente realmente tenía tiempo para relajarse. Los soportes del porche a menudo eran lisos con balaustres rectos simples utilizados para barandas. Otras opciones de soporte eran columnas clásicas, columnas revestidas de tejas o soportes de piedra. Todos los diseños de pórticos están relacionados de alguna manera con la pared adyacente o el material de moldura.

Caída del estilo shingle

El estilo shingle empezó a declinar a finales de la década de 1890, una época en la que los arquitectos estadounidenses formados en París empezaban a regresar a su país, con una noción del espacio arquitectónico que no encajaba con la desenfadada abertura y fluidez del estilo shingle.

La nueva preocupación por la monumentalidad en Estados Unidos satisfacía mejor las expectativas de la élite con más conciencia de clase y, por último, puso fin al movimiento arts and crafts y su fenómeno estético afín. McKim , Mead y White desempeñaron un papel dominante en este cambio, y se convirtieron en los principales representantes del estilo neoclásico beaux-arts en Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.