Castel del Monte

El Castel del Monte fue construido por el emperador Federico II en el siglo XIII. Es uno de los muchos castillos construidos por Frederick en la región, pero se considera que es uno de sus mejores.

Castel del Monte

El castillo está construido sobre un pico rocoso y tiene una forma perfectamente octogonal con ocho torres octogonales de pie en cada punto del octágono. Su ubicación, simetría y la precisión astronómica y matemática, junto con la mezcla de estilos islámicos, góticos y clásicos, le ha valido el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Las razones por la qué Frederick construyó el castillo es un misterio, ya que no hay ningún puerto o pueblo cercano para defender. Frederick II era famoso por su aprendizaje e intelecto y esto, junto con el diseño peculiar del castillo ha llevado a muchos a especular sobre su significado simbólico.

Castel del monte

Historia e orígenes

Después de la ayuda que el rey germano Otón I prestó al papa, el Sacro imperio romano había quedado en poder de los reyes otones; con una existencia más formal que sustancial, los príncipes germánicos luchaban entre sí para obtener ventajas regionales. La Iglesia esperaba anhelante el debilitamiento del imperio germánico para poder reestablecer su dominio perdido.

Del Castel del Monte

La situación cambió con el emperador germano Federico II (reinado: 1212-1250), quien había heredado la corona normanda de Sicilia (1197-1250) y se convirtió en emperador a sus 26 años. Por entonces, al igual que sucedía con las nuevas ideas religiosas que estaban alterando las prácticas cristianas, también se estaban desarrollando nuevos conceptos de monarquía, basados en buena medida en las ideas de Aristóteles, la mayor parte de cuyos escritos no se conocieron en occidente hasta fines del siglo XII. Estos escritos estimularon el desarrollo de una teoría del Estado que no requería apelar a premisas teológicas. Si bien pasarían siglos antes de que tal ideal pudiera fructificar, no es menos cierto que surgió una generación de gobernantes que se veían a sí mismos como cabezas de su propia organización institucional. A su vez, por primera vez se exigió a la Iglesia romana que pagase impuestos por sus enormes propiedades.

Quizás te interese leer:  ¿Qué condiciones hacen sostenible una vivienda?

El Castel del Monte

Para proteger sus tierras, Federico II, quien había crecido en Palermo, avanzó hacia el sureste de Italia e inició una vigorosa y extensa campaña constructora, erigiendo unos doscientos edificios, principalmente fortalezas y palacios. La más impresionante de sus obras fue Castel del Monte, en la región de Apulia, un edificio que, como el castillo Maniace en Siracusa, el Ursino en Catania y la torre de Termoli, destaca por su rigurosa severidad y su marcada configuración geométrica. Con un énfasis particular en el uso del cuadrado y el octógono en planta, está construido con pesados sillares toscamente labrados.

Historia e orígenes del Castel del Monte

Existe un debate acerca de las posibles influencias islámicas del sur de Italia, que Federico II conocía bien por haber pasado su infancia en Palermo. La numerosa población sarracena en el sur de Italia influyó decisivamente en muchos edificios cristianos, como en el caso de Santa Maria Maggiore en Siponto, Sicilia. También cabe resaltar que, a diferencia de la Europa cristiana, el Oriente Próximo islámico mantiene abundantes ejemplos de edificios octogonales y cuadrados.

Planta del Castel del Monte

Características generales del Castel del Monte

Castel del Monte es un notablemente complejo, sin ningún precedente singular en Europa en lo que respecta a la especificidad de su forma. Tiene un octógono regular exterior que contiene un patio octogonal y ocho torres octogonales. Matemáticamente, el edificio es un monohedron con ocho planos reflectantes y ocho rotaciones, formando un volumen compuesto de ocho ejes simétricos.

Quizás te interese leer:  Arquitectura barroca rusa: características y ejemplos

Las salas que rodean el patio del Castel del Monte son, necesariamente, trapezoidales, conteniendo cada una de ellas una bóveda nervada que recuerda a la arquitectura cisterciense. Tres de las ocho torres contienen escaleras, otras albergan instalaciones sanitarias y se desconoce la finalidad del resto. Resulta interesante constatar que dos de las torres tienen bóvedas con seis nervaduras, pese a tratarse de espacios octogonales. También hay que destacar que el muro que contiene el portal de entrada es obviamente más corto que los de los otros lados del octógono, una peculiaridad que no ha pasado desapercibida.

La opinión más generalizada sostiene que se trata de una adaptación deliberada en el proyecto.  Además de las diversas influencias autóctonas del sur de Italia y de Oriente Próximo, Federico II fue un decidido defensor de los cistercienses y de su austera estética cristiana. Se especula con que el edificio tal vez podría haber sido proyectado por el arquitecto cisterciense Philippe Chinard. Los grandes salones Hohenstaufen de los castillos de Federico II han sido relacionados con los claustros cistercienses, y antes del reinado de Federico II se encuentran edificios cistercienses compuestos por volúmenes geométricos puros y construidos con sillería pesada en una composición sencilla.

La influencia de los cistercienses también aparece en las decoraciones interiores de muchos edificios de los Hohenstaufen, incluyendo capiteles y otros elementos decorativos y figurativos de carácter necesariamente europeo.

Quizás te interese leer:  El programa de necesidades en arquitectura

Disposición interior del Castel del Monte

La disposición interior del Castel del Monte es la misma en ambas plantas: ocho habitaciones trapezoidales, casi todas intercomunicadas, con puertas y ventanas que dan al patio interior. Las habitaciones están cada una abovedadas en tres secciones, con una bóveda de crucería sobre el cuadrado central y bóvedas de casi cañón sobre las secciones laterales triangulares. Los soportes de la bóveda constan de medias columnas con bases foliadas y capiteles en brecha rosa en la planta baja, y grupos de tres pequeñas columnas en mármol blanco con capiteles individuales en el piso superior. Las costillas de piedra caliza blanca tienen rosetones.

Las paredes interiores estaban enfrentadas con losas de brecha de coral o enlucidas y pintadas a imitación de ella; su intenso color rojo probablemente tenía la intención de sugerir púrpura imperial. El ambiente «antiguo» también fue evocado por los pavimentos de mosaico en la planta baja; Sobrevive una sección con rosetas policromadas. Tres de las habitaciones interiores se comunican con el patio interior a través de puertas coronadas por arcos apuntados.

Cada habitación da acceso a las torres de las esquinas, cinco de las cuales, atravesadas por bóvedas de costillas octopartita en ménsulas, fueron diseñadas como salas de servicio; Los otros tres, circulares en el interior, contenían escaleras de caracol que conducían al piso superior. Las habitaciones superiores están profusamente decoradas con esculturas en materiales de colores. Las ocho paredes del patio están articuladas por arcos de pared puntiagudos que se elevan desde pilastras en los ángulos del octágono; un balcón una vez corría alrededor de las paredes al nivel de los vértices del arco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.