La catedral de Florencia

La catedral de Florencia, iniciada en 1294, fue una de las últimas grandes catedrales italianas.  La planta, proyectada por Arnolfo di Cambio (1232-1300), era bastante singular, con una nave larga y un crucero octogonal cubierto con una cúpula. La fusión tenía un cierto sabor oriental, y tal vez fuera una especie de homenaje a la antigua santa patrona de la ciudad y de la catedral, Santa Reparata, quien fue torturada y finalmente degollada a sus once años, en Cesarea el año 250. Sin embargo, la nueva iglesia fue dedicada a la Virgen María. Entre las especificaciones del proyecto de la catedral figuraba, explícitamente, que no debía tener contrafuertes en el exterior.

catedral de Florencia

A finales del siglo XIV, el arquitecto encargado de la catedral de Florencia, Giovanni d’Ambrogio, intentó introducir contrafuertes góticos, pero su propuesta fue rechazada y d’Ambrogio perdió su trabajo. En la década de 1350, los florentinos, deseosos de superar las catedrales de Pisa y Siena, decidieron alargar la longitud de la nave. La nueva planta, que requería la demolición de algunos elementos del edificio ya terminados, mantuvo la misma idea, pero a una escala mayor. La nueva cúpula tenía tanta luz como la del Panteón de Roma, pero alcanzaba una altura de unos 60 metros. Además, mientras los romanos emplearon una mezcla de ladrillo y hormigón, los florentinos solo disponían de ladrillo, ya que la técnica del hormigón, como ya hemos visto, había caído en el olvido.

 

Nadie sabía cómo terminar semejante cúpula.  Las bóvedas de piedra de las naves laterales requerían pilares macizos, pero su impacto quedaba amortiguado por la altura de los arcos. El edificio carecía de triforio. En su lugar, un entablamento denticulado creaba una línea acusada entre los arcos de abajo y las abultadas bóvedas de arriba.  En el exterior, las tres partes del extremo oriental octogonal se proyectaron para que estuvieran estrechamente vinculadas al volumen principal de la iglesia.

Catedral de Florencia, planta

La piel de la iglesia sigue el modelo del baptisterio del siglo XIII situado frente a la fachada frontal del edificio. Por la época en que Filippo Brunelleschi fue consultado por primera vez acerca de la catedral de Florencia, el volumen de la iglesia estaba casi terminado, pero quedaba un enorme hueco en el lugar de la cúpula. Para complicar las cosas, ya se había construido un tambor con amplias ventanas redondas en los lados, lo que quería decir que los esfuerzos laterales no podrían descargar al terreno a través de las bóvedas laterales, como se había hecho en Santa Sofía de Constantinopla. Las obras se paralizaron.

Quizás te interese leer:  ¿Qué es la planificación del espacio? - Conceptos básicos y arquitectura
Fachada frontal
Fachada frontal

El octógono se había ensanchado tanto que ahora resultaba imposible encontrar madera lo suficientemente larga y resistente para construir la cimbra que sostuviera la cúpula durante las obras, razón por la cual cada uno de los sucesivos arquitectos que intervinieron en la construcción centró sus esfuerzos en distintas partes del edificio, excepto en la cúpula.

Para tratar de resolver el problema, en 1418 se anunció la convocatoria de un concurso. Que se sepa, fue uno de los primeros concursos públicos en la historia de la arquitectura. Brunelleschi ganó el concurso con su propuesta de un ingenioso sistema de construcción de la cúpula que precisaba una cantidad mínima de cimbras de madera. El problema con el que se enfrentó no solo fue cómo construir la bóveda, sino también cómo minimizar los empujes laterales de la cúpula sin utilizar contrafuertes externos.

catedral de Florencia

Brunelleschi creó una estructura curva nervada en celosía, con un potente zuncho metálico en la base de la cúpula que absorbiera cualquier empuje horizontal residual, y construyó la celosía con ladrillo en espina de pez para asegurar una mayor cohesión. La elegancia de este método radicaba en que, en la primera fase de la construcción de la catedral de Florencia, no se requería ninguna estructura de apoyo, ya que, a medida que se iba acercando al centro, cada capa se cohesionaba a la inmediata inferior, y solo la última fase requirió una cimbra suspendida de la propia cúpula.

La cúpula no se cerró completamente, sino que se terminó en un óculo de unos siete metros de diámetro. Para asegurar que los nervios trabajaban a compresión, sobre el óculo se construyó una linterna más pesada de lo normal que se inició en 1446 y que también fue proyectada por Brunelleschi.

Diseño final de la catedral de Florencia

La catedral en el plan tiene una forma de cruz latina. Tiene 153 m de largo y 90 m de ancho en el cruce.

La catedral de Florencia es el edificio más grande de la Europa medieval, puede contener hasta 30.000 personas. Impulsó los límites de las tecnologías de construcción y durante varios siglos fue insuperable en muchos aspectos.

Quizás te interese leer:  Tragaluces y su criterio de diseño en la eficiencia y comodidad energética

Este edificio fue tan ambicioso que tuvo que inventarse un nuevo enfoque en arquitectura: marcó la desviación del estilo gótico y los inicios de la arquitectura renacentista.

Estructuralmente pertenece al estilo gótico a excepción de la cúpula que es precursora del estilo renacentista.

Cúpula de la Catedral de Florencia, Italia

La parte más sorprendente de la Catedral de Florencia es su cúpula. Parece de gran tamaño en comparación con el resto de la catedral y fue la cúpula más grande del mundo hasta 1881, con un diámetro de 45.52 my una altura de 90 m. Esta sigue siendo la cúpula de mampostería más grande del mundo hasta nuestros días.

Arnolfo di Cambio ya en 1294 planeó que la catedral tenga una cúpula gigante, pero, a medida que pasó el tiempo y aumentaron las ambiciones, la cúpula se hizo cada vez más grande, al menos en los planes.

Cúpula de la Catedral de Florencia, Italia
Cúpula de la Catedral de Florencia, Italia

Estaba claro que la cúpula no debería tener contrafuertes, un detalle arquitectónico prohibido en Florencia. Tampoco fue posible construir un andamio para la estructura: las vecindades de Florencia no tenían tanta madera. Tal andamiaje sería muy complejo de construir y necesitaría permanecer en pie durante mucho tiempo, por ejemplo, sería casi como otro edificio gigante.

El Panteón de Roma (43.4 m de diámetro) se construyó en el año 128 dC a partir del hormigón, pero se perdió el conocimiento para construir tales estructuras.

Parece que la gente en Florencia sabía que vendría un genio e inventaría soluciones, y sucedió. Tuvieron que esperar más de un siglo hasta que Filippo Brunelleschi inventó tecnologías atrevidas y muy innovadoras que permitieron esta construcción.

Brunelleschi (1377 – 1446) trabajó principalmente en Florencia, aprendió como orfebre, pero era muy hábil en mecánica, ingeniería, y se convirtió en uno de los arquitectos e ingenieros estructurales más reconocidos de todos los tiempos.

Materiales usados en la cúpula

Brunelleschi utilizó ladrillos para la cúpula de la Catedral de Florencia, material relativamente ligero que permite la creación de diferentes formas.  Reducir el peso de la cúpula era una prioridad, para evitar refuerzos adicionales a las paredes existentes de la catedral. Brunelleschi diseñó una doble carcasa, que consta de una cúpula interior y una exterior con un espacio vacío entre ellas. La estructura fue concebida utilizando arcos apuntados en una matriz octogonal, siguiendo el diseño de las paredes existentes.

Quizás te interese leer:  ¿Qué es un anteproyecto arquitectónico?

Los arcos fueron reforzados por anillos horizontales, haciendo la estructura rígida y distribuyendo el peso. Los arcos exteriores de mármol son decorativos. Los arcos, los anillos y la cúpula se construyeron principalmente de ladrillo. Los ladrillos exteriores se colocaron usando un patrón de espiga, que el diseñador ordenó que permaneciera visible. Este diseño innovador redujo significativamente el peso del domo, haciendo posible su construcción.

Detalles en la cúpula

Brunelleschi propuso cubrir el interior de la cúpula con oro – para aprovechar al máximo la luz que entra a través de la linterna.

Esto no fue implementado, y la cúpula ahora está cubierta con la gran representación de 3.600 m ² de pintura sobre el Juicio Final en su interior. Este fresco fue iniciado por Giorgio Vasari y Frederico Zuccari (trabajando en yeso seco) en 1568 y la obra duraron hasta 1579. La calidad artística de estos frescos gigantes es desigual – diferentes artistas estaban trabajando en diferentes partes de la misma.

Es posible que este sea uno de los frescos más grandes del mundo, posiblemente superado por los frescos en Sigiriya, Sri Lanka.

Exterior, fachada

El exterior policromado de la Catedral de Florencia es inusual para estos edificios gigantes. Se han utilizado muchos tipos de mármol, principalmente mármol blanco de Carrara, verde, de Prato y rojo de Siena.

La decoración de la fachada fue diseñada para crear un conjunto uniforme con las fachadas existentes del Baptisterio y Campanile de Giotto, dos edificios destacados junto a la catedral, formando un solo conjunto.

Interior

Si se compara con el exterior, el interior de la Catedral de Florencia parece casi austero. Sin embargo, aquí se encuentran importantes obras de arte.

Muy valiosas son las 44 vidrieras de los siglos XIV y XV, realizadas por maestros como Donatello, Lorenzo Ghiberti, Paolo Uccello y Andrea del Castagno.

Obras de arte interesantes son los frescos casi monocromáticos «Monumento funerario a Sir John Hawkwood» (Paolo Uccello, 1436) y «Estatua ecuestre de Niccolò da Tolentino» (Andrea del Castagno, 1456) – ambos se asemejan a los colores de la piedra de mármol.

Cabe mencionar también el reloj que muestra la hora italiana: 24 horas, con el día terminando en la puesta del sol. Pocos de estos relojes se han conservado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.