Aguas Negras: ¿Qué son y cómo pueden tratarse?

En la antigüedad los romanos crearon un sistema de acueductos y alcantarillados, que consistía en separar las aguas negras y las aguas grises de los baños y termas, destinando estas últimas para baldear las letrinas públicas; aunque las aguas negras se seguían vertiendo sin tratamiento a los ríos. 

Con la caída del imperio Romano y la llegada de la Edad Media, se dejaron de lado estas medidas de limpieza y los excrementos eran arrojados a las calles. Con el exceso de suciedad que proliferaba en las calles debido a la falta de sanitización, comenzó a haber plaga de ratas y moscas, lo cual desencadenó una epidemia de cólera y peste que terminó con una cuarta parte de la población europea. No fue sino hasta finalizado el siglo XIX que los avances técnicos permitieron la creación de tratamientos más o menos adecuados para las aguas negras.

Qué son las Aguas Negras

El término aguas negras hace referencia a las aguas residuales que quedan después de la intervención humana, lo que altera la composición natural del vital recurso con desechos orgánicos o químicos. Es decir, son el conjunto de desechos, que debe recibir un tratamiento apropiado antes de ser devueltas al medio ambiente. Este proceso es necesario para evitar problemas relacionados a la contaminación, como enfermedades gastrointestinales y alteraciones destructivas para el ecosistema.

Quizás te interese leer:  Vigas de madera: Tipos de vigas de madera en la construcción

Aguas Negras

Características de las Aguas Negras

Las aguas negras o aguas residuales contienen los siguientes elementos:

  • Heces humanas
  • Proteínas
  • Grasas
  • Residuos propios de los alimentos, como azúcares
  • Jabones y otras sustancias químicas

 

¿Por qué deben tratarse las Aguas Negras?

Los desechos domésticos que se vierten por el sistema de cloacas y alcantarillas se dividen en dos: las aguas grises y las aguas negras. 

Por un lado, las aguas grises son aquellos flujos líquidos residuales que provienen del uso de las duchas, bañeras, bachas, lavarropas y lavavajillas. 

Por otro lado, las aguas negras pueden incluir aguas grises, pero también están compuestas por sustancias orgánicas y minerales que provienen de la materia fecal y otros desechos orgánicos. Es decir, que la diferencia principal entre ambos tipos de aguas residuales es el alto contenido de bacterias de las aguas negras. 

Hay grupos de bacterias que producen enfermedades como el cólera, la fiebre, etc. En las aguas negras también pueden encontrarse los virus que causan hepatitis infecciosa y poliomielitis, además de microorganismos que producen parasitosis. Dado el alto nivel de carga patógena de este tipo de fluidos, es necesario que las aguas residuales reciban un tratamiento especial, ya que el manejo incorrecto de estos desechos puede traer consecuencias devastadoras para las personas y el medio ambiente. 

Quizás te interese leer:  Pavimento permeable

Soluciones Posibles y Tratamiento

El sistema ideal para el tratamiento de las aguas son las plantas de tratamiento de las ciudades, donde se someten a tratamientos físicos y químicos que permiten devolver las características naturales al agua antes de devolverlas al medio ambiente. Pero, hay muchas veces en las que no es posible someter el agua a este tratamiento. 

Mientras que los pozos ciegos y las cámaras sépticas no son buenas opciones para restaurar la pureza y limpiar el agua, en el caso de que no sea posible acceder a las redes cloacales públicas la mejor opción a nivel de inversión y eficiencia es el biodigestor autolimpiable. Este es el único sistema que ofrece un tratamiento real, ecológico y eficiente de las aguas negras sin contaminar las fuentes de agua ni el medioambiente. Su funcionamiento es autónomo, duradero y fácil de instalar. 

Tipos de Procesos de Depuración de Aguas Negras

Etapas del Tratamiento de las Aguas Negras

  • Pretratamiento

El pretratamiento es la etapa inicial en el proceso de purificación de las aguas residuales. Este proceso suele realizarse antes de que el agua llegue a la estación depuradora. El procedimiento consiste en separar los residuos de gran tamaño que se encuentren en el agua. Estos residuos suelen ser basura y plásticos. Para realizarlo se utilizan tamices. Como segundo paso, se aplican desarenadores al agua, que sirven para poder retirar los residuos más pequeños, como por ejemplo la arena. Por último, las grasas que puedan encontrarse en el agua se extraen mediante el uso de líquidos desengrasantes. El paso final es retener el agua en contenedores cuya función es sedimentar y decantar, llevando los sólidos restantes hacia el fondo. 

  • Procesos Físicos
Quizás te interese leer:  Rocas sedimentarias | características, texturas, tipos e importancia

Este proceso, como bien lo indica el nombre, consiste en aplicar procedimientos físicos para eliminar los contaminantes sólidos. Estos procedimientos pueden ser el centrifugado, la fuerza de cohesión, o la fuerza de retención. 

  • Procesos Químicos

Durante este proceso se agregan componentes químicos al agua, los cuales permiten la eliminación de las bacterias que se encuentren en ella. Algunos de los procesos químicos son la absorción, la desinfección, la coagulación y la oxidación.

  • Procesos Biológicos

Este proceso consiste en la utilización de ciertas bacterias que se alimentan de sustancias orgánicas biodegradables para que limpien las aguas. Algunos de los ejemplos de proceso de limpieza biológico son los fangos activos, los lechos bacterianos, los lechos de turba, el lagunaje. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir