La Bauhaus: Fundador e Historia.

La Bauhaus fue una escuela de arte, arquitectura y diseño establecida en Weimar, Alemania, en 1919 y fundada por el arquitecto Walter Gropius. ‘Bauhaus’ significa ‘casa de construcción’ y el objetivo de la escuela era, literalmente, construir nuevas formas de fusionar arte, artesanía y sociedad.

La Bauhaus
Edificio de la Bauhaus, Dessau, Alemania

La escuela Bauhaus se hizo muy influyente, estableciendo ideas que llegaron a definir la arquitectura y el diseño modernos. Vamos a explorar la historia de la Bauhaus, pero primero, comencemos con algunos antecedentes sobre su fundador.

Historia de la Bauhaus

Antes de la I Guerra Mundial, Walter Gropius, quien había sido miembro del Deutsche Werkbund y trabajado en el despacho de Peter Behrens entre 1908 y 1910, había aspirado a suceder a Hermann Muthesius como líder del Werkbund. Pero, ya terminada la guerra, Gropius se convenció de que el Werkbund tenía una actitud demasiado conservadora respecto a la industria. Así, en 1919, fundó una nueva escuela en Weimar, el centro cultural más prestigioso de Alemania, conocida como la Bauhaus.

Edificio de la Bauhaus 2020

La Bauhaus pretendía abarcar la industria, si bien esta aspiración fue más teórica que práctica. La Bauhaus también estuvo orientada menos pragmáticamente de lo que lo había estado el Werkbund, y su relación con el gobierno municipal nunca fue especialmente buena. En 1924, se redujo la aportación municipal, lo que obligó a trasladarla a Dessau. La mudanza a Dessau aportó nueva savia a la institución, de manera que el período de permanencia en esa ciudad fue el más productivo de la escuela. El Ayuntamiento incluso ayudó a financiar el campus, que fue proyectado por Gropius e inaugurado en 1926.

A pesar de su efímera vida de 14 años, tras los que fue obligada a cerrar por los nazis, la Bauhaus se convirtió en un faro para el debate cultural, fomentó un avance formidable de la arquitectura moderna en el breve lapso de tiempo entre los primeros años de la década de 1920 y el retorno del neoclasicismo y el nacionalismo en la década de 1930.

Objetivo de la escuela

El propósito inicial de la Bauhaus era crear un nuevo “gremio de artesanos”, pero ello no quiere decir que fuera una institución reaccionaria, ya que Gropius pretendía, a la vez, que la escuela fuera capaz de unificar las artes y llenar el vacío entre industria y artesanía. En tal sentido, a diferencia de William Morris, para quien la artesanía era un baluarte contra la industria, o del Werkbund, que aspiraba a una artesanía industrializada, Gropius trataba de descubrir el ethos interno de la propia producción industrial.

Quizás te interese leer:  Panteón de roma

Diagrama del plan de estudio de la Bauhaus

La cuestión no era meramente cómo fabricar cosas, sino también cómo percibirlas y experimentarlas. Por esa razón, Gropius contrató a pintores como Lyonel Feininger, Paul Klee y Johannes Itten. La exaltación de los pintores como “fabricantes de forma” reflejaba un alejamiento no demasiado sutil respecto a lo social y, por ende, de los temas políticos candentes de la época, hacia el lenguaje de la abstracción y el diseño. Itten fue encargado del curso preliminar.

Su objetivo era liberar las potencialidades creativas de los estudiantes y guiarles en la dirección correcta en sus estudios posteriores. Ciertos conflictos de personalidad impulsaron a Itten a marcharse, y fue sustituido por el ruso Vasili Kandinsky; pero, como era típico en la Bauhaus, ni él ni Klee impartieron clases de pintura, sino sobre el color y la forma, conceptos que debían ser examinados objetivamente para relacionar su uso y aplicación en los diversos contextos.

Fundación de la Bauhaus

La Bauhaus se centró en el diseño, la arquitectura y las artes aplicadas. Artes aplicadas es la idea de crear diseños y decoraciones para objetos cotidianos. En la Bauhaus, esto significaba clases en temas como tejido, metalurgia y cerámica. (En realidad no ofreció clases de arquitectura hasta 1927). El Bauhaus tenía en su núcleo una filosofía primordial, la unificación de todas las artes en un diseño para un nuevo siglo.

Gropius estructuró el programa de educación en la Bauhaus para combinar creatividad y artesanía. Cuando se abrió, todos los estudiantes tuvieron que tomar la misma serie introductoria de cursos que cubrían temas como la naturaleza de los materiales y la teoría del color. Las clases fueron impartidas por destacados artistas visuales como el pintor abstracto ruso Vasily Kandinsky y el artista suizo Paul Klee. Después de completar los cursos básicos, los estudiantes podrían ir más allá en los programas en una serie de especialidades, incluyendo metalurgia, arquitectura, ebanistería, cerámica y tejido.

Quizás te interese leer:  ¿Qué condiciones hacen sostenible una vivienda?

En 1923, Gropius cambió el plan de estudios de Bauhaus para centrarse en el diseño predominante para los métodos de producción industriales, lo que significa la frase ‘Arte en la industria’. En 1925, después de la agitación política en Weimar, la Bauhaus se trasladó a Dessau, Alemania, a edificios diseñados por Gropius, con superficies de repuesto y sin adornos y bancos de ventanas largas. Este estilo minimalista estaba en consonancia con el ideal Bauhaus de diseño moderno.

Edificio de la Bauhaus: plantas baja y primera

El programa del edificio de Dessau constaba de talleres, oficinas administrativas, sala de actos y escenario, así como de gabinetes de trabajo, cantina y residencias de estudiantes. Gropius dividió el edificio en dos partes, separadas por una calle y conectadas por un puente, donde Gropius tenía su propio despacho. Para ir desde las aulas a los espacios de estudio, había que atravesar la oficina de Gropius.

Las piezas no estaban unificadas en el sentido clásico, ya que cada una tenía su propia lógica programática. El dormitorio, en el extremo oriental, estaba torpemente conectado con el largo bloque de una única planta que contenía el salón de actos y la cantina, que, a su vez, estaba vinculado al edificio principal con dos pisos de espacios de estudio convertidos en una caja acristalada. Por otra parte, el bloque en forma de L que contenía las oficinas y las aulas fue diseñado en forma de franjas horizontales de estuco blanco que contrastaban con las ventanas. Los dos únicos colores en toda la composición son el blanco y el negro.

Críticas del edifico 

Las críticas a la escuela no solo procedían de las facciones conservadoras, sino también de las modernas. Le Corbusier, aunque más adelante cambiaría de opinión, sostenía que la arquitectura moderna no podía enseñarse desde la estética, pues estaba aliada primordialmente con la industria. En otras palabras, para Le Corbusier, la arquitectura no debía nacer de lo que para él era diseño decorativo.  De forma análoga, Theo van Doesburg, el artista holandés, sostenía que la Bauhaus, con su acento en la creatividad individual, había abandonado la importantísima búsqueda de una relación entre el artista y la sociedad.  Pero, a despecho de esas dificultades, la Bauhaus siguió siendo la escuela europea puntera en diseño racionalista.

Quizás te interese leer:  Los 8 materiales más utilizados en la arquitectura moderna

Gropius dejó la Bauhaus en 1928, para retomar su estudio en Berlín, y lo sustituyó el arquitecto suizo Hannes Meyer (1889-1954).  Las fidelidades socialistas le condujeron a un conflicto con el gobierno, y fue obligado a renunciar en 1930. El puesto de director recayó en Mies van der Rohe, quien dirigió la escuela hasta su cierre oficial por las autoridades nazis en 1933.

Principales características de la Bauhaus

Las principales características de la Bauhaus son:

  • Unión del arte y de la artesanía
  • Uso de materiales innovadores (madera, acero, vidrio)
  • Funcionalidad de los productos artísticos
  • Arquitectura y Urbanismo
  • Influencia del constructivismo

Fundador Bauhaus: Walter Gropius

El alemán Walter Gropius (1883 – 1969) era hijo y sobrino de arquitectos, por lo que parece inevitable que los siga en la profesión. Cuando era joven, se formó en una escuela de arquitectura alemana y luego se unió a la firma del arquitecto Peter Behrens en Berlín. Behrens también fue un diseñador industrial, una persona que diseña automóviles, electrodomésticos y otras cosas que se producirán en masa. Esta combinación resultó ser influyente para Gropius, y la síntesis de arquitectura y diseño industrial impactaría sus filosofías por el resto de su vida.

Retrato de Walter Gropius, fundador de la Bauhaus.
Retrato de Walter Gropius, fundador de la Bauhaus.

El interés de Gropius en el diseño industrial fue importante porque a principios del siglo XX experimentó una agitación masiva con la creciente mecanización y la producción en masa de muchas cosas, así como el desarrollo de nuevos materiales como el hormigón, el vidrio plano y el acero. Algunos artistas lucharon contra estos cambios, queriendo mirar hacia atrás a las prácticas artísticas tradicionales. Otros, como Gropius, querían mirar hacia adelante, abrazando los cambios. Él creía que la producción en masa y la mecanización eran inevitables y podían templarse con el arte. Se necesitaban artistas para incitar un sentido de vida y energía a las cosas hechas a máquina.

En 1919, Gropius tuvo la oportunidad de poner en práctica sus ideas cuando fue elegido para dirigir dos escuelas de arte y diseño en Weimar, Alemania. Los combinó en una sola institución que llamó Bauhaus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.