Saltar al contenido
Arquitectura Pura

La casa de la cascada del arquitecto Frank Lloyd Wright

Considerada una de las casas más famosas del mundo, la Casa de la Cascada es una residencia situada a 50 millas al sureste de Pittsburgh, sobre una cascada del río Bear Run, en un paraje llamado Mill Run, municipio de Stewart, en el condado de Fayette del estado de Pensilvania (Estados Unidos).

Casa de la cascada

La casa de la cascada o Fallingwater, es la residencia más famosa del siglo XX, fue diseñada en 1934 por el arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright, considerado el introductor de la arquitectura moderna en su país,  su construcción inicio en 1936 y se completó en 1939 en una ladera rocosa en las profundidades del escarpado bosque del suroeste de Pensilvania. Sin embargo, la principal característica de la Casa de la Cascada es el hecho de que fue construida parcialmente sobre una pequeña cascada del río Bear Run, utilizando los recursos y elementos naturales presentes en ella (como piedras, vegetación y agua) como parte de la composición arquitectónica.

Frank Lloyd Wright
Frank Lloyd Wright

Al igual que otras obras de Wright, la casa de la cascada fue influenciada naturalmente por las ideas de su época: utilizó nuevos materiales como el hormigón armado y el acero. También se intereso por elementos prefabricados. Sin embargo, Wright se opuso a sus contemporáneos al abogar por el uso de materiales naturales que dejó en bruto, a diferencia de sus colegas en la escuela de Chicago que los recubrieron o pintaron para satisfacer los gustos de sus usuarios.

Historia de la casa de la cascada

Las casas usonianas de Frank Lloyd Wright estaban a años luz de su icónica Casa de la Cascada, proyectada en la misma época en medio de la boscosa finca de J. Kaufmann en Bear Run, en el oeste de Pensilvania. Con la fortuna ganada en su negocio de grandes almacenes, y aconsejado por su hijo, un estudiante en la escuela de Taliesin, Haufmann contrató a Wright en 1935 para el proyecto de su refugio familiar. A diferencia de las casas usonianas, la Casa de la Cascada (1936) es una afirmación espectacular de las posibilidades del hormigón armado, expresadas mediante un triple juego de terrazas en voladizo que flotan sobre una espectacular cascada, el lugar preferido por Kaufmann en su finca. En el interior, el centro de la casa es la chimenea de piedra construida directamente sobre el lecho de pizarra negra.

Los Kaufmann querían una casa con vistas a la cascada, pero Wright, manteniendo firmemente su idea central de proyecto, construyó una casa sobre la cascada misma, y la integró magistralmente en ese accidente natural. Las justificaciones de Wright para este proyecto se apoyaron en sus conceptos de “arquitectura orgánica”, un término decididamente subjetivo, pero con el que, en definitiva, se pretendía indicar que el edificio estaba integrado en su emplazamiento y su contexto, siquiera en forma de amigable contrapunto. La propia cascada, por ejemplo, no era visible, pero sus variaciones estacionales eran perfectamente audibles.

La planta diagonal y la sección escalonada eran, por supuesto, respuestas a las curvas de nivel del terreno, un aspecto particularmente importante para Wright, y que adelantó, en parte, en proyectos anteriores, como la casa Freeman (1924-1925). Aquí, la ornamentación de la superficie ha dado paso a la rusticidad de las toscas piedras amarillentas con juntas horizontales muy marcadas, en acusado contraste con las superficies estucadas en blanco de las terrazas y las líneas de la cubierta. Semiocultas en los retranqueos, las balconeras acristaladas con sus delgadas carpinterías difuminan la separación entre interior y exterior para crear salas al aire libre.

Vista desde debajo de la cascada, la casa parece cernida provocadoramente sobre el paisaje, con líneas rectas que contrastan con las grandes rocas y el blanco de las terrazas que destacan sobre el fondo oscuro del follaje exuberante del bosque. Los muros de piedra que anclan los voladizos se mimetizan con las lajas estratificadas de la roca y ascienden hacia la casa en forma de torres, anclando la composición y creando la ilusión de ruinas ancestrales.

Influencia de Japón en el trabajo de Frank Lloyd Wright

El aprecio de Wright hacia la arquitectura japonesa fue fundamental para concebir el diseño de esta casa, Wright retoma el principio de interpenetración de los espacios interiores y exteriores, que a veces están separados solo por paneles de madera. También encontramos la idea de una armonía entre el hombre, la arquitectura y la naturaleza. Logrando un diseño en función de la cascada, como el elemento natural más importante del proyecto. Además, en lugar de talar los árboles en el suelo, elige integrarlos en la arquitectura. El edificio se desarrolla horizontalmente en relación con el suelo, lo que nos remite a la forma de los pabellones japoneses.

falling water fall

Finalmente, retoma los principios del arte japonés Shibui, es decir, el uso de formas y texturas suaves, de colores y de contrastes atenuados. En esta idea se suavizó y redondeó los ángulos de los balcones de Fallingwater, que inicialmente estaban en ángulo recto. También sabemos, anécdota divertida, que quería dorar los balcones de la casa con pan de oro para obtener la misma representación que en el Pabellón Dorado de Kioto (foto de arriba).

Quizás te interese leer:  ¿Qué es el paisajismo? 5 consejos sensacionales para usar en tu proyecto

Diseño y construcción de la casa de la cascada

La obra, fue supervisada desde principio por Bob Mosher y Edgar Tafel, se realizó entre 1934 y 1939. La casa principal tiene una superficie de 268 metros cuadrados, mientras que la casa de invitados, de la que hablaremos más adelante, mide 227 metros cuadrados.  La idea era que la casa fuera utilizada como domicilio de verano para la prominente familia Kaufmann.

voladizo

Antes de emprender el trabajo, el 18 de diciembre de 1934, Wright visitó la reserva natural de Bear Run y pidió un estudio topográfico en el área donde se construiría la casa. El estudio fue realizado por la empresa Fayette Engineering Company de la ciudad de Uniontown, en el condado de Fayette, Pensilvania, el mismo incluía todas las rocas, árboles y topografía del sitio, el mismo fue entregado a Wright en marzo de 1935.

La residencia es un excelente ejemplo del concepto de arquitectura orgánica. El arquitecto creó una estructura que se integró al máximo con la naturaleza circundante. Desde el interior de la casa se puede escuchar el ruido del agua caer. Desde los bancos, el residente puede admirar y estar muy cerca de las copas de los árboles.

Proceso de diseño 

Este arquitecto tiene un proceso creativo muy particular: tardó nueve meses en realizar los primeros bocetos de la casa. Explica esto en una de sus obras:

Casa de la cascada
Emplazamiento de la Casa de la cascada

 » Diseñar por completo la construcción, no en papel, sino en imaginación, incluso antes de tocar el papel. Que viva allí, tomando poco a poco forma antes de someterla a un tablero de dibujo. […] Es mejor pedir a la imaginación que construya y complete el edificio antes de trabajar con una escuadra y un ponente.» En Causa de la Arquitectura, 1928.

Wright eligió poner la casa sobre la cascada, lo que sorprendió a sus propietarios. Si hubiera estado a los pies del río habría estado mal orientada (al norte). Además, Wright quería que los Kaufmann vivieran en armonía con el ruido del agua: quiero que viváis con la cascada, no que os limitéis a mirarla, sino que ésta sea parte integral de vuestra vida.

Materiales utilizados en la casa de la cascada

La casa de la cascada fue construida principalmente de piedra, hormigón armado y vidrio. Los muros de carga están hechos de piedras talladas que provienen de las orillas del río. Se han tallado de forma diferente en función de su uso en la casa: paredes, terraza, escalones. A veces estas piedras forman incluso estanterías, como en el «dormitorio principal». El arquitecto trató de combinar al máximo los elementos naturales presentes en el paraje Mill Run.

Las terrazas de hormigón armado permitieron crear encofrados alrededor de los árboles: el arquitecto no deseaba destruir el sitio natural y, por consiguiente, lo integró en el edificio. Estos encofrados albergan instalaciones eléctricas. Las terrazas están en voladizo, lo que permite albergar los pisos de la lluvia y del sol.

la casa de la cascada
La verticalidad del «corazón» de la casa contrasta con las terrazas y voladizos horizontales.

Los materiales de la estructura se mezclan con los colores de las rocas y los árboles, mientras que los acentos ocasionales son proporcionados por muebles luminosos, como flores silvestres o aves en el exterior. Los pasillos dentro de la casa, las escaleras y los pasillos, los meandros sin formalidad, y la casa apenas tiene una entrada principal; Hay muchas maneras de entrar y salir. La sociabilidad y la privacidad están a la vez disponibles, al igual que la comodidad de la casa y las aventuras de las estaciones. Así, las personas son asiduas a la relajación, a la exploración del disfrute de una vida refrescada en la naturaleza.

casa de la cascada
Una de las terrazas que mira al sur.

Resumen de los materiales 

El arquitecto sólo utilizó cuatro materiales en la casa, incluyendo hormigón armado, vidrio, arenisca y acero.

  1. Las areniscas fueron colocadas 500 pies hacia el oeste de la cascada de una manera que parecería como si estuvieran emergiendo del propio suelo.
  2. El acero utilizado en la casa fue pintado de rojo según la sugerencia del Wright, ya que le haría mirar más cerca del mineral de hierro, de la que se hace el acero.
  3. El vidrio fue utilizado en lugar de poner paredes en el marco de acero, para hacer la casa menos pesada y que también permite que la vista exterior fluya libremente en los ojos de la persona que vive en ella.
  4. La estructura de hormigón de la casa fue pintada en color ocre pálido para asemejarse a una hoja de rododendro caída espalda.

Problemas durante la construcción:

La estructura de la casa contiene muchas barras de acero, pero éstas estaban demasiado cerca y el hormigón no fluía de manera homogénea. Esto ha provocado una fragilidad de la estructura. También se observa un hundimiento del voladizo principal y grietas en el hormigón. En 1999, por ejemplo, Fallingwater sufrió un hundimiento de 18 cm. Según el boletín de Friends of Fallingwater publicado en ese momento, todavía no había suficiente acero para mantener la estructura unida. Por último, se sigue observando la aparición de moho debido a la proximidad al río.

Quizás te interese leer:  Órdenes clásicos de la arquitectura

Influencias de la casa de la cascada

El interior de la casa consta de habitaciones que están amuebladas por el propio arquitecto de Fallingwater, también consta de una sala de estar y una cocina en la primera planta. La casa tiene un total de tres plantas, la segunda planta cuenta con tres dormitorios de tamaño medio y la tercera planta se utiliza para el estudio y dormitorio del propietario Edgar J. Kaufmann’s hijo, el Edgar Jr. Los techos de las habitaciones no alcanzan una gran altura, con ser 6’5 en algunos lugares. Esto fue hecho por el arquitecto Wright para hacer que la gente aprecie la belleza de la naturaleza a través de la casa.

El diseño de la casa de la cascada se centra en una chimenea, que tiene su lugar en la sala de estar en el primer piso, que sirve como el lugar para la familia para sentarse juntos y tener algo de tiempo en familia. Cerca de la chimenea, una roca se coloca de una manera que da la sensación de traer la cascada a la casa.

La chimenea se extiende todo el camino hasta la parte superior por encima del tercer piso, por lo que es el punto más alto en el exterior de la casa. El exterior de la casa Fallingwater cuenta con un fuerte diseño de ladrillo horizontal junto a las terrazas.

Modernismo ambiental

En primer lugar, Wright fue influido naturalmente por las ideas de su época: utiliza nuevos materiales como el hormigón armado y el acero. También se interesa por los elementos prefabricados. Sin embargo, Wright se opone a sus contemporáneos propugnando el uso de materiales naturales que deja crudos, a diferencia de sus colegas de la escuela de Chicago que los untan o los pintan para responder a los gustos de los usuarios.

Trabajos anteriores

Las ideas puestas en práctica aquí no difieren en modo alguno de las de mis logros anteriores. Los materiales y métodos de construcción se derivan de ellos. Los efectos que se ven en esta casa no son superficiales y son perfectamente lógicos con las casas de la pradera de 1901-1910» In on on architecture

Desde la casa robie (1909) encontramos, por ejemplo, la línea horizontal y los balcones.

La naturaleza de casa de la cascada

La casa de la cascada se inscribe en la arquitectura orgánica, es decir, una arquitectura que favorece la armonía entre el hábitat y el humano. Wright integró así los árboles presentes en el lugar en el edificio. También conservo las rocas de la cascada en la sala de estar y la pared posterior del edificio apoyada en la pared rocosa. Es por eso que a menudo hemos comparado fallingwater con una cueva.

Vista interior de la sala de estar de la casa de la cascada, Obra maestra de Frank Lloyd Wright
Vista interior de la sala de estar.

Esta idea de lo natural se manifiesta también a través de la paleta cromática empleada. El ocre claro fue elegido para cubrir el hormigón, el rojo cherokee para el acero. Una empresa de Pittsburgh trabajó en la obra para crear pinturas resistentes a las presiones climáticas del lugar, como la humedad.

La idea era, pues, introducir la naturaleza en la casa y transformar las limitaciones del sitio en ventajas de encanto.

La casa

La casa se organiza alrededor de una «torre central» de piedra natural que alberga las tuberías y los conductos de chimenea: las habitaciones de la casa irradian en voladizo respecto a este eje central. Existe una clara oposición entre la verticalidad del cuerpo central y la horizontalidad de los tres pisos y las terrazas.

Se accede a la casa por un puente que atraviesa el río.

Cada planta está marcada por amplios voladizos que se proyectan asimétricamente en varias direcciones. De hecho, las terrazas están delimitadas por losas de hormigón lisas. Para adoptar esta solución, Wright se inspiró en la arquitectura japonesa. El exterior de la casa tiene una relación íntima con la naturaleza. El arquitecto intentó utilizar materiales naturales (madera, roca), lo que permitió una mayor integración entre el edificio y el bosque que lo rodea.

Planta baja

Después de atravesar el vestíbulo, entramos en la cocina, bastante moderna para la época. Está equipada con armarios de metal y una estufa. La mesa de Formica fue diseñada por Wright.

El comedor y el salón constituyen la sala principal. Las paredes de piedra son limitadas y dejan lugar a grandes bahías horizontales. El suelo es de piedra, encerado con un producto de la empresa Johnson Wax. Es un paralelismo con las rocas húmedas de la cascada. Una escalera suspendida de hormigón, rodeada de vidrio, baja hacia la cascada.

casa de la cascada, Sala de estar y comedor.
Sala de estar y comedor.

El elemento más importante del piso es la chimenea, que conserva las rocas naturales de la cascada que salen del suelo. Refuerza la sensación de estar en una cueva natural.

Los pisos de arriba

Las habitaciones se encuentran en los pisos superiores; cada uno tiene su propio baño y su propia terraza.

En el primer piso se encuentran las habitaciones del sr. Y la sra. Kaufmann, en el dormitorio principal hay una chimenea y un vestidor. Aquí se siente como si las ventanas pasaran a través de la pared de la chimenea. La terraza contigua a esta habitación es la más grande de la casa. La oficina de kaufmann está en el mismo piso.

Quizás te interese leer:  Pirámides de Egipto

Casa de huéspedes

Una escalera de hormigón conecta la casa de invitados con la casa principal. Es un logro técnico porque es semicircular. Las columnas lo soportan en uno de los lados. Es la estructura curva de la escalera lo que lo hace estable.

La planta baja comprende un garaje, un salón, una lavandería y un dormitorio. Esta última tiene vistas a una piscina natural cuyos bordes remiten a las terrazas en voladizo. El piso tiene tres dormitorios y una terraza.

La decoración y la arquitectura respetan el estilo de la casa principal. Por lo tanto, existe una verdadera continuidad entre los dos edificios.

El mobiliario

Los muebles de la casa de la cascada fueron diseñados por Wright: puertas, marcos de cama, sillas, lámparas… cada elemento se adapta a la arquitectura. Los muebles son generalmente de madera de nogal para responder al carácter natural de la casa. Para protegerlos, los cristales han sido sustituidos por filtros ultravioletas durante una restauración. Por último, el mobiliario del salón es inamovible. Los pufs son de espuma de látex y madera.

La decoración es bastante sobria para dejar espacio a la particular estructura del edificio.

Arquitectura orgánica en la casa de la cascada

La integración con la naturaleza que Wright desarrolla en la casa sobre la cascada revela un diseño del espacio totalmente nuevo, que explica así: «La realidad de que un edificio no reside en las cuatro paredes o el techo, sino en el espacio que le es inherente

En efecto, cuando Wright destruye la caja arquitectónica, no sólo borra su forma, sino también y sobre todo su valor. Hasta ahora, las construcciones definían un interior y un exterior, a pesar de toda la voluntad de crear un diálogo con el paisaje. Fallingwater simboliza la abolición de todas las fronteras entre el edificio y el medio ambiente.

interior

El edificio se desarrolla desde dentro. Por eso los planos de la casa sobre la cascada se proyectan en el vacío de esta manera; procedentes del centro de vida (que corresponde a la sala principal abierta sobre todo lo demás), siguen una especie de instinto que los empuja hacia el exterior. Se comprende entonces que la tercera dimensión no se aborda de manera tradicional aquí.

Esta es la característica de la arquitectura orgánica que caracteriza el trabajo de Wright. En uno de sus escritos, define el vínculo que une este tipo de arquitectura y el espacio como tal: «La arquitectura orgánica no considera la tercera dimensión como un peso o un simple espesor, sino siempre como profundidad […], una verdadera liberación de luz y vida entre las paredes […], penetrando el exterior en el interior.

La noción de profundidad implica que el espacio debe ser vivido para que la arquitectura desempeñe todas sus funciones. Y por muy obvio que parezca, es un concepto revolucionario.

En este sentido, la ornamentación de la casa no sufre las florituras. Arquitectura orgánica no rima con Arte Nuevo, al contrario. Como pone de relieve Edgar Kaufmann, Jr. en su artículo, la decoración de los edificios de Wright funciona más bien como una precisión refinada del conjunto. Por otra parte, no parece estar allí para adornar, sino que se inscribe en la continuidad del edificio de manera totalmente natural.

Planos de la casa de la cascada

Planta principal Fallingwater Casa de la Cascada
Planta principal-Fallingwater-Casa-de-la-Cascada
Planta primera Fallingwater Casa de la Cascada
Planta primera-Fallingwater-Casa-de-la-Cascada
Planta segunda Fallingwater Casa de la Cascada
Segunda-Fallingwater-Casa-de-la-Cascada
Pabellón de invitados – Planta principal Fallingwater Casa de la Cascada
Pabellón de invitados – piso principal-Fallingwater-Casa-de-la-Cascada

Pabellón de invitados – Planta primera Fallingwater Casa de la Cascada

Resumen

En Falling Water, los materiales mismos sirven de decoración gracias a sus cualidades intrínsecas; por ejemplo, hormigón que permite una representación lisa y homogénenea, o piedras de construcción cuya irregularidad de la superficie provoca juegos de luz. En cuanto al mobiliario, Wright lo concibe como un elemento inherente de la casa. Por lo tanto, como señala Edgar Kaufmann, Jr., no tendría sentido estudiar la decoración del lugar de forma aislada. Como un ser vivo, la casa es una unidad que no se puede desmembrar.

La casa Fallingwater se erige como una de las mejores obras del arquitecto Frank Lloyd Wright. El diseño de la casa Fallingwater refleja claramente el afecto de Wright hacia la arquitectura japonesa. Incluso el arquitecto Tadao Ando declaró que siente que el espacio de la casa es un reflejo de la arquitectura japonesa, con un sonido adicional de agua cayendo. El sonido de la cascada se puede escuchar constantemente en cualquier parte de la casa.

La restauración de la casa de la cascada comenzó en 1988. Como la casa había sufrido algunos daños graves, y al ser un Monumento Histórico Nacional tuvo que ser preservada. La casa fue restaurada temporalmente con la ayuda de vigas, que se colocaron debajo de los voladizos para soportar su peso. Sin embargo, la estructura fue completamente restaurada en 2002 utilizando la técnica de postensado.

Configuración