Blog de Arquitectura, diseño y construcción

El templo griego

El templo griego se caracterizaba por una apariencia muy estandarizada, con métodos y estilos de construcción similares en todos los ejemplos. Los elementos estilísticos incluyeron frontones, frisos, arquitrabes, columnas y cellas.

El templo griego es una de las tipologías más prominentes en la arquitectura griega antigua. Se origina en el «mégano«, un espacio existente en los palacios micénicos anteriores, que ejerce una fuerte influencia en la arquitectura posterior de la antigua Roma y su respectivo templo romano.

Los templos griegos disponen de un estilo único de arquitectura, el cual podemos ver reflejado en edificios gubernamentales y monumentos importantes en todo el mundo. La arquitectura griega es conocida por columnas altas, detalles intrincados, simetría, armonía y equilibrio. Los griegos construyeron todo tipo de edificios. Los principales ejemplos de la arquitectura griega que sobreviven hoy en día son los grandes templos que construyeron para sus dioses.

Generalidad del templo griego

Los templos griegos y romanos se clasifican atendiendo al número de columnas frente a la entrada principal, el tipo de columnata y el tipo de pórtico. El Partenón, por ejemplo, es un templo períptero octástilo, con pórticos hexástilos en ambos extremos. El templo de Zeus en Olimpia es períptero hexástilo, con porches dístilos in-antis en ambos extremos. La basílica en Paestum es un raro ejemplo de templo pseudoperíptero eneástilo, con un pórtico trístilo in-antis. 

Casi todas las superficies del templo, gradas, columnas, capiteles, muros e incluso las figuras del frontón estaban pintadas con colores vivos: rojos, azules, negros y amarillos. Lo que sabemos acerca de los colores utilizados en los templos proviene tanto de fuentes arqueológicas como literarias. Los pigmentos estaban hechos con minerales, hollín, piedras, materiales vegetales y animales. El tinte púrpura, por ejemplo, procedía de conchas de moluscos; el color amarillento que se aplicaba a las columnas y vigas se obtenía del azafrán. Los colores se aplicaban a veces con cera, pero generalmente sobre estuco.

El elemento básico del templo griego era la columnata.  A pesar de lo común que pueda parecer hoy en día, conviene recordar que fue una innovación original de los griegos. Los griegos la llamaban pteron y era una forma sagrada reservada sólo a los templos. Pteron significa ‘ala’, pero también remo y vela, de modo que tal vez se refiera a los toldos que se colocaban primitivamente adosados a los edificios.

También indica que los griegos consideraban al edificio como un lugar dinámico, algo que literalmente capta el viento y, por ende, las voces de los dioses. El pteron también evocaba la idea de bosquecillo de árboles, lo cual cobra sentido si recordamos que originalmente las columnas estaban hechas con troncos de madera. El pteron también se asocia con soldados intrépidos formando una falange una formación militar rectangular, protectora de la estatua que se encuentra en el interior de la cella. 

Quizás te interese leer:  Villa Savoye

Áreas del templo

Pórtico o Pronaos: esta es la antecámara que precede al navío y que más tarde se transformará en el nártex.

Cella o naos: en este espacio, delimitado por 4 paredes sin ventanas, se colocaba la estatua de la divinidad y puede ser a veces organizado en 3 alas divididas por columnas. En templos de grandes dimensiones el naos puede funcionar como un patio interior, sin cobertura.

Ejemplo de ádyton del templo de Apolo de Figalia.

Ádyton: espacio sólo accesible a los sacerdotes para el culto o colocación de ofrendas. Esta área puede funcionar de diferentes maneras; como una subdivisión del templo, abierta para él; como cámara aislada en el centro del naos; o como un nicho en la pared posterior del naos.

Opistódomo: Cámara opuesta al Pronaos donde se encuentra el tesoro y que también puede funcionar, a veces, como ádito.

Estas áreas están implicadas, en el exterior por las columnas del peristilo.

Tipos de templos griego

El tipo de columnata que rodea a la naos viene descrito por los siguientes términos:

  • Períptero: una única fila de columnas 
  • Díptero: dos filas de columnas
  • Tríptero: tres filas de columnas 
  • Pseudodíptero: similar al díptero, pero sin la columnata interior

Según el número de columnas en la fachada de entrada, el templo griego puede ser: 

  • Monóstilo: una columna 
  • Dístilo: dos columnas 
  • Trístilo: tres columnas 
  • Tetrástilo: cuatro columnas
  • Pentástilo: cinco columnas 
  • Hexástilo: seis columnas 
  • Heptástilo: siete columnas 
  • Octástilo: ocho columnas 
  • Eneástilo: nueve columnas 
  • Decástilo: diez columnas

La religión y el templo griego 

Las civilizaciones antiguas generalmente tenían relaciones recíprocas con sus dioses, y cada lado tenía responsabilidades con el otro. Para garantizar que los dioses siguieran honrando a la gente con buena fortuna, era importante que la gente los honrara regularmente. Para este fin, la construcción de templos era una parte importante de cualquier construcción de la ciudad, con los templos más importantes en lugares prominentes.

Los antiguos griegos no eran diferentes. Si bien honraron a una gran variedad de dioses, los honraron a todos en edificios muy similares. Como tal, todos los templos griegos comparten una serie de rasgos relacionados con los materiales, las técnicas de construcción y los diseños.

De la madera al mármol

Los templos fueron hechos originalmente de madera. Sin embargo, a medida que las ciudades se hacían más ricas, los templos se hacían principalmente de piedra, y los más importantes se construían con mármol caro. Esto comenzó alrededor del siglo VI aC y continuó hasta el siglo III, cuando los estilos de otras culturas reemplazaron a los templos de estilo griego.

Quizás te interese leer:  El arquitecto Eero Saarinen

Disposición del templo griego: Cella y columnas

Los templos griegos tienen un diseño muy predecible. La cella se asienta en el centro del templo. Esta es una sección cerrada por muros que contiene una estatua del dios al que está dedicado el templo. Estas estatuas pueden ser tan altas como 40 pies y están construidas con una variedad de materiales que incluyen oro y marfil.

La cella está rodeada por una columnata, o una larga cadena de columnas. Las columnas de cualquier templo individual son siempre del mismo orden o estilo. Hay tres órdenes de columnas griegas, definidas por la proporción y el estilo de capitel, la parte superior de la columna.

Plano del Partenón, el templo principal en Atenas, Grecia, desde el siglo V aC.
Plano del Partenón, el templo principal en Atenas, Grecia, desde el siglo V aC.
  • Una columna dórica es siete veces más alta que ancha y tiene un capitel plano y simple. Es el orden más utilizado.
  • Una columna jónica es ocho veces más alta que ancha y tiene una capital en forma de rollo.
  • Una columna corintia es nueve veces más alta que ancha y tiene una capital compleja, parecida a una planta. Estos se encuentran principalmente en los templos helenísticos, que provienen de una época en que los estilos griegos se habían mezclado con los estilos de otras culturas.

La entabladura: frontones, frisos y arquitrabes

Un entablamento es la característica arquitectónica que se encuentra sobre las columnas. En la arquitectura griega, el entablamento se compone de un arquitrabe, un friso y frontones.

Un templo griego tenía dos pórticos, o porches, uno delante y otro detrás. Los pórticos estaban cubiertos con frontones triangulares, los más ricos de los cuales estaban decorados con más de una escultura de tamaño natural en alto relieve. Una escultura en relieve es aquella que permanece pegada a una pared, y una escultura en alto relieve es una escultura en relieve que se extiende considerablemente desde la pared de fondo.

 

Corona es la proyección de una cornisa, y era una palabra asociada con la frente y con el control de las cosas desde arriba. También se relacionaba con el águila, el ave de los augurios y la favorita de Zeus. Por tal razón, era el elemento de remate apropiado para el templo.

Sobre el ábaco del capitel se apoya el arquitrabe, la viga principal de piedra o mármol que va de columna a columna. Encima del arquitrabe está el friso, que consiste en una faja decorada con triglifos y metopas alternos. Debajo de cada triglifo, en la cara del arquitrabe, hay una banda llamada régula, de la que penden seis gotas de piedra. Por lo general hay un triglifo para cada columna y uno para cada intercolumnio. Las metopas solían estar decoradas con pinturas o relieves que representaban episodios de la mitología asociada con la divinidad a la que estaba consagrado el templo o con el héroe local.

Quizás te interese leer:  La catedral de Florencia

Intercolumnio templos griegos 

  • Picnóstilo: 1,5 diámetros 
  • Sístilo: 2 diámetros 
  • Eustilo: 3 diámetros 
  • Diástilo: 3 diámetros 
  • Areóstilo: 3,5 diámetros 

Intercolumnio es el vano entre dos columnas, expresado en diámetros de columna.  Esta sistematización se aplica principalmente a los templos helenísticos y romanos.

Intercolumnio

El templo se apoyaba en un estereóbato (krëpis), que quiere decir la base de un edificio, y también ‘zapato’ o ‘sandalia’; es decir, una zapata apropiada a la presencia divina. Esta cimentación se construía con sillares de piedra en bruto que no quedaban enterrados, sino que estaban pensados para que parecieran escaleras de subida a la plataforma sobre la que se apoyaba el templo.

El capitel, cuyo nombre deriva de la palabra latina caput (cabeza), en la terminología griega era el kranion, término que se refiere a la parte alta de la cabeza. El capitel dórico, esculpido en un solo bloque de piedra, consiste en una moldura curva saliente, el equino, palabra que se aplicaba a casi cualquier tipo de figura curva de revolución, y un volumen bajo, de planta cuadrada, llamado ábaco. 

El fuste de la columna está ligeramente inclinado de abajo arriba, con una suave convexidad llamada éntasis. Por lo general, el fuste de la columna dórica se apoya directamente en el suelo, sin la interposición de una base. Las columnas primitivas del siglo vi a.C. a menudo eran monolíticas, pero más adelante acabaron por hacerse superponiendo una serie de tambores, que se redondeaban mediante el uso de un torno.  Los tambores se fijaban entre sí con espigas de madera, y a veces de bronce, encerradas en las concavidades del centro. Los fustes de las columnas eran estriados una vez colocados en su ubicación definitiva. Por lo general, constaban de veinte estrías anchas y poco profundas, con los cantos afilados. Las juntas se rejuntaban con estuco de mármol.

 Los escalones con frecuencia eran demasiado altos para proporcionar una subida confortable, de modo que en la entrada se solía disponer un tramo de escaleras o una rampa. Ello demuestra que los peldaños no tenían nada que ver con las necesidades de la construcción, ya que, de haber sido así, no habría costado nada haberlos diseñado con un número mayor de contrahuellas. En su lugar, esos peldaños satisfacían la necesidad de los griegos de emplazar el templo de manera que pareciese surgir de un afloramiento rocoso natural, limpio y alisado, preparado para recibir el edificio.

 

Te recomiendo leer este articulo
Deja un comentario sobre este articulo

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.